Redacción Médica
22 de julio de 2018 | Actualizado: Domingo a las 11:10

El Gobierno dice que el Servicio de Cirugía Pediátrica se cierra porque la calidad no es “óptima”

Los profesionales y las familias aseguran que irán a la Fiscalía ante cualquier acción que se decida para terminar con el tratamiento de los niños de la unidad

Jueves, 08 de noviembre de 2012, a las 19:26

Redacción. Santa Cruz de Tenerife
El portavoz del Gobierno de Canarias, Martín Marrero, ha afirmado que el cierre de la Unidad Pediátrica de Cirugía Cardíaca del Hospital Materno Infantil se debe a que no presta un servicio de calidad “óptimo” y no por criterios económicos.

Martín Marrero, portavoz del Gobierno.

Además ha destacado que ningún niño se quedará “sin atención” en las islas ya que serán trasladados a los centros de referencia en la Península en un avión medicalizado y con “todas las garantías de calidad” porque sus tratamientos estarán coordinados por sus hospitales de referencia.

Marrero ha dicho que la decisión del cierre está avalada por la dirección del propio complejo hospitalario, y ha recordado que el servicio se puso en marcha de forma “transitoria” a partir de un convenio con una fundación italiana por el que un cirujano se trasladaba a Gran Canaria para realizar las operaciones durante una semana al mes.

Para el Gobierno de Canarias, no se han cumplido los objetivos básicos de su creación ya que el año pasado, por ejemplo, hubo 87 intervenciones cuando la recomendación de la Sociedad Europea de Cirugía Cardiovascular es que haya 125 por cirujano, a razón de tres operaciones a la semana, con el fin de mejorar la calidad técnica. En total, serían 375 operaciones.

Médicos y padres amenzan con ir a la Fiscalía

No obstante, el secretario de la Asociación Canaria Tricontinental de Cardiopatías Congénitas, Gonzalo Hernández, ha advertido al Gobierno regional de que irán a la Fiscalía ante cualquier acción que se decida para terminar con el tratamiento de los niños de la unidad de Cirugía Cardiaca Pediátrica del Hospital Materno Infantil.

 “Cualquier iniciativa que se tome para acabar con el tratamiento de los pacientes aquí, va a ser inmediatamente remitida a la Fiscalía. Creemos que se trata de una actitud imprudente lo que está decidiendo la Consejería de Sanidad y si en algún momento llegase a ocurrir algo con cualquier paciente que se pudiera resolver aquí y no se resuelve por defectos en los traslados, además de imprudente va a ser temerario”, ha apostillado.

Esta decisión tomada por la Consejería, ha asegurado Hernández, ha creado un estado de ansiedad o angustia a todas las familias que tienen que relacionarse con la unidad porque “ningún padre o madre de un niño cardiópata elige ser padre de niño cardiópata; se enfrenta a esto porque la naturaleza los obliga”.

Por ello, ha considerado que con todo lo que la Consejería de Sanidad hace por alejar este problema de Canarias, “implica un castigo a los padres que se suma al castigo físico que supone afrontar este tipo de situación.

Decisión sin consultar a los profesionales

Por su parte, el jefe de la Unidad de Cardiología Pediátrica en el Hospital Materno Infantil, Pedro Suárez, ha sido muy crítico por la forma en la que se ha tomado la decisión, ya que ha asegurado que en los años que lleva ejerciendo no ha conocido este tipo acción sin consultar a los profesionales.

En cuanto a las razones que Sanidad ha expuesto para cerrar la unidad, como el económico o asistencial, Suárez ha remarcado que se trata de una especialidad en la que muchas veces se compromete la vida del niño y según su criterio no se sustentan las razones que ha dado la Consejería de Salud.

Asimismo, ha denunciado la mala gestión que se está haciendo cuando se decide cerrar una unidad como esta. Ha cuestionado que si existen tres unidades de adulto y una de menores, “por qué se decide cerrar la de infantil”.

Tasa de mortalidad de las más bajas

Sin embargo, el responsable de Cirugía Cardiaca Pediátrica en el Materno Infantil, Gabrielle Iacona, ha expuesto algunos de los datos entre los que se refleja que dicha unidad tiene una de las tasas más bajas de mortalidad a nivel europeo, ya que se sitúa en el 4 por ciento.

Iacona ha explicado que de los 17.196 niños que nacieron en Canarias en 2011, fueron 140 los que se convirtieron en pacientes cardiópatas. Además, ha añadido que desde que se creara la unidad, en 2001, hasta 2011, se han realizado 911 intervenciones, lo que supone una media de 83 al año.

Para el responsable de Cirugía Cardiaca Pediátrica en el Materno Infantil, el objetivo debe ser la calidad de asistencia a los pacientes y no la dimensión de la unidad. Así, ha criticado que se haya planteado el cierre sin atender a la insularidad del archipiélago.