Redacción Médica
22 de septiembre de 2018 | Actualizado: Sábado a las 15:35

Médicos del Área Sanitaria de Oviedo lamentan los casi 500 ceses en el HUCA desde diciembre

Manifiestan además que la aplicación del Decreto de Jornada “está siendo un caos” como lo son “los contratos basura trimestrales” que hacen vivir en la incertidumbre

Viernes, 31 de mayo de 2013, a las 12:58

Redacción. Oviedo
La Junta de Personal del Área Sanitaria IV (Oviedo), ha lamentado profundamente que se deriven cada día más pruebas diagnósticas e intervenciones quirúrgicas a centros privados y se sigan cesando trabajadores del HUCA, casi 500 desde el mes de Diciembre hasta la actualidad.

Jaime Rabanal, gerente del Área Sanitaria IV (Oviedo).

"Es inadmisible que permanezcan cerrados los equipos de diagnóstico radiológicos y los quirófanos en el Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA), infrautilizados por las tardes y las noches y se deriven enfermos a los hospitales privados, todo ello amparándose en un ahorro de costes de personal. Eso sí, luego nos manifestamos públicamente como defensores de la Sanidad Pública sin ningún rubor", sostienen los médicos.

Los profesionales sanitarios sostienen que los trabajadores están "soportando unas cargas de trabajo brutales, dentro de la mayor de las desorganizaciones que se recuerda" y añaden que "la unificación de la Atención Especializada y la Atención Primaria no ha supuesto ahorro alguno".

Manifiestan además que la aplicación del Decreto de Jornada "está siendo un caos absoluto y lo único que está aportando al sistema sanitario es desconcierto, malestar, desmotivación y cabreo generalizado entre los trabajadores sin generar ventaja alguna al ciudadano".

"Los contratos de trabajo se han reducido a la mínima expresión, las vacantes que se producen por las jubilaciones de trabajadores no se cubren, las bajas se sustituyen mínimamente y las que se sustituyen se hace mucho después de producirse", señalan.

Y añaden que "los contratos anuales se han convertido en trimestrales, es decir en contratos basura, generando una enorme incertidumbre entre los trabajadores que cada tres meses viven pendientes de un hilo su renovación".