13 nov 2018 | Actualizado: 21:20

Mato: “Sin la ayuda del Gobierno central la sanidad y la farmacia catalanas estarían quebradas”

La ministra responde a la interpelación del senador de CiU Josep Lluís Cleries

Martes, 08 de julio de 2014, a las 19:07
Redacción. Madrid
La ministra de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, Ana Mato, ha afirmado este martes en el Pleno del Senado que “si el Gobierno de España no hubiera incrementado el dinero que se daba a Cataluña, probablemente la Sanidad estaría quebrada y también las farmacias”.

Ana Mato.

Mato se expresaba así en respuesta a una interpelación del senador de CiU Josep Lluís Cleries, quien se había interesado por las medidas que piensa llevar a cabo el Ejecutivo para “combatir las desigualdades e incorporar la variable ‘coste de la vida’ en el conjunto de las políticas públicas”.

Durante su intervención, el senador ha hecho referencia a la desigualdad que, en su opinión, encuentran los ciudadanos catalanes a la hora del reparto de la financiación autonómica, especialmente en las políticas y ayudas sociales, al no tenerse en cuenta el citado ‘coste de la vida’, que en Cataluña es más elevado.

“No entiendo cómo puede venir a hablar de discriminación cuando la suya es la comunidad a la que más aporta el Gobierno”, ha dicho Mato, para incidir en que lo que suceda finalmente con ese dinero “es una cuestión de prioridades” del Ejecutivo catalán. En este sentido, ha asegurado que “las prioridades de Cataluña no han ido por la vía de apoyar a los ciudadanos ni a los ciudadanos que más lo necesitaban”.

La ministra se ha referido en este contexto a la puesta en marcha del ‘euro por receta’, anulado por el Constitucional, para plantear “qué mayor desigualdad hay que hacer a los catalanes que pagaran un euro más por receta cada uno de los catalanes”, en una medida que “injusta” que “afectaba especialmente a las personas mayores” y a los más vulnerables.

El senador, que formaba parte del gobierno que aprobó el euro por receta, ha asegurado que se hizo “a disgusto” y “precisamente para poder garantizar que la sanidad llegara a todo el mundo”. “Cuando en una comunidad hacemos todos un esfuerzo, ustedes ponen problemas”, ha contestado a la ministra, cuyo departamento recurrió asimismo esta medida cuando fue Madrid quien la aplicó, y que también tuvo que revertirla.