Redacción Médica
20 de septiembre de 2018 | Actualizado: Miércoles a las 19:15

Primaria desarrolla una escala de riesgo de enfermedad renal para diabéticos

Muestra una incidencia de 2,48 casos por 1.000 pacientes al año

Lunes, 04 de mayo de 2015, a las 14:13
Redacción. Madrid
Un total de 131 investigadores de Atención Primaria, pertenecientes a 56 centros de salud de la Comunidad de Madrid, han desarrollado una escala de riesgo de Enfermedad Renal Crónica,  tras seguir durante cinco años a una cohorte de 3.443 pacientes con diabetes mellitus tipo 2.

Según informa la Consejería de Sanidad, en el año 2007, se constituyó la cohorte Madiabetes, que actualmente es el estudio de seguimiento de pacientes con diabetes tipo 2 más voluminoso y longevo de España y que ha proporcionado, hasta la fecha, información epidemiológica de primera magnitud respecto a complicaciones microvasculares de la enfermedad.

En el año 2013, se publicaron los datos de incidencia de retinopatía diabética, sus factores asociados y una tabla de riesgo que permitió conocer la disminución del riesgo de presentar retinopatía si se reducían los niveles de HbA1c o de presión arterial.

En la actualidad, acaba de publicarse en la prestigiosa revista Plos One los datos de incidencia a cinco años de Enfermedad Renal Crónica (estadios 3-5 de la clasificación de K/DOQI), definida por una reducción sostenida del filtrado glomerular (<60 mL/min/1,73 m2) estimado por la ecuación MDRD. El estudio muestra una incidencia de 2,48 casos por 1.000 pacientes al año. El factor que más contribuyó a dicha incidencia fue la presencia de albuminuria, la edad mayor de 74 años y el ser hipertenso.

La tabla de riesgo que se ha desarrollado es la primera publicada para estimar la probabilidad a cinco años de padecer enfermedad renal crónica. Estos hallazgos, generados en una muestra representativa de los pacientes con diabetes mellitus tipo 2 atendidos en los centros de salud de Madrid, abren la puerta a personalizar el tratamiento de los pacientes, pudiendo priorizar las intervenciones de modificación del estilo de vida y terapéuticas que signifiquen un mayor beneficio en la reducción de eventos.