Redacción Médica
22 de septiembre de 2018 | Actualizado: Sábado a las 20:00

Los socialistas piden la aprobación “urgente” de un plan estructural en Sanidad

Con la retirada de la tarjeta sanitaria a inmigrantes “7.000 personas estén en el limbo sanitario”, afirman

Miércoles, 10 de septiembre de 2014, a las 12:14
Redacción. Valladolid
La portavoz socialista de Sanidad en las Cortes de Castilla y León, Mercedes Martín, ha pedido a la Junta la aprobación “urgente” de un plan estructural para que se ponga en marcha “antes del fin de la legislatura”. La propuesta la presentará en el próximo pleno de las Cortes regionales, según ha explicado Martín, quien también ha solicitado una evaluación sobre los resultados “en salud” que ha tenido la retirada de la tarjeta sanitaria a las personas inmigrantes.

Mercedes Martín.

Según la procuradora, la retirada de la tarjeta fue una medida “inhumana” y “cruel” que ha provocado que, en la actualidad, haya “casi 7.000 personas en el limbo sanitario”. De la misma forma, el PSOE ha pedido evaluar el “coste en salud” que han sufrido los “600.000 pensionistas” afectados por la implantación del copago farmacéutico y que, en Castilla y León, tienen “añadido” el hecho de que no exista receta electrónica, lo que implica que “no se aseguran” si las devoluciones que reciben cuando superan el tope de ocho euros pagados “son correctas”.

Martín ha incidido en que la sanidad pública “acusa seriamente los efectos de los recortes de las políticas sanitarias del PP” y que en tres años se han ido acumulando “consecuencias muy negativas” que sufren los pacientes en su atención.

Denuncia la reducción de las plantillas en 1.000 profesionales

La portavoz de Sanidad ha afirmado que algunos de esos efectos se han visto en la reducción, en “1.000 profesionales”, de la plantilla orgánica de Castilla y León, mientras que el recorte presupuestario ha sido de “quinientos millones” de euros.

En este punto, ha llamado la atención sobre los efectos de estas políticas en las listas de espera quirúrgicas, que en el primer trimestre del año registraban una demora media de 83 días, con 31.460 pacientes en lista, y en el segundo trimestre era de 81 días, con 30.000 pacientes en lista.

A estas cifras, según Martín, hay que sumar las 70.000 personas que se encuentran en lista de espera para una consulta con especialistas o las 12.500 que, a finales de 2013, había registradas esperando una prueba diagnóstica.