12 dic 2018 | Actualizado: 12:50

Los sindicatos denuncian un infradiagnóstico de enfermedades laborales

Consideran que las reformas laborales y los recortes “atentan contra la democracia”

lun 27 abril 2015. 16.59H
Redacción. Madrid
​La Cumbre Social ha advertido de que las enfermedades de origen laboral son “la gran asignatura pendiente” en materia de prevención de la siniestralidad en el trabajo, ya que muchas no se registran y, por tanto, no se previenen. Así lo han manifestado a través de un comunicado con motivo de la próxima celebración del Día Internacional de la Seguridad y Salud en el Trabajo.

Cándido Méndez y Miguel Fernández Toxo, secretarios generales de UGT y CCOO.

“El cáncer profesional, la silicosis, los trastornos musculoesquéleticos y las enfermedades de origen psicosocial requieren que las empresas evalúen y prevengan los riesgos capaces de provocarlas, y de un esfuerzo de las administraciones para acabar con su subregistro y con los daños a la salud que causan”, reza el texto, mediante el cual se anuncia la participación en las reivindicaciones sindicales previstas para este martes 28 de abril.

Desde la organización consideran que las reformas laborales y los recortes derivados de la crisis económica atentan contra la democracia y son incompatibles con la Ley de Prevención de Riesgos Laborales (LPRL), pues “la precariedad, el miedo a perder el puesto y la individualización de las relaciones laborales dificultan el ejercicio efectivo a la salud”, derivando en un repunte de los accidentes de trabajo y un claro indicio del deterioro de los sistemas preventivos. 

De este modo, la cumbre demanda mayor dotación económica destinada a los servicios del Instituto Nacional de Seguridad e Higiene en el Trabajo, el Instituto Social de Marina, el Instituto Nacional de Silicosis y la Escuela Nacional de Medicina del Trabajo.

“Asistimos a un intento de convertir la salud en una herramienta disciplinaria y de ajuste de plantillas. Para preservar este derecho constitucional se debe garantizar la independencia de los profesionales sanitarios, la confidencialidad de los datos y la voluntariedad”, concluyen.