Redacción Médica
19 de septiembre de 2018 | Actualizado: Miércoles a las 19:00

Todos los grupos, salvo el PP, apoyan un pacto informal que permita desbloquear la Comisión de Sanidad del Senado

Los senadores llevan siete meses sin debatir mociones, la última vez fue el 10 de noviembre de 2010

Jueves, 09 de junio de 2011, a las 13:27

Leire Sopuerta Biota. Madrid
Hoy se cumplen siete meses desde la última vez que la Comisión de Sanidad del Senado se reunió por última vez para debatir iniciativas sanitarias. Está bloqueada desde entonces porque hay unas preguntas que la ministra debe contestar y hasta que no lo haga no se pueden reunir. La situación parece no tener una solución a corto plazo. Son muchos los factores en juego, los más importantes: la predisposición de la ministra y las ganas de los partidos por llegar a un acuerdo y solución a esta situación.

Cristina Maestre, del PSOE.

Todo empieza cuando finalizaron los plazos de contestación de unas preguntas que el Grupo Popular presentó para su contestación por escrito y, al no recibir respuesta, pasaron a oral. Es entonces cuando se hace obligatoria la presencia de la ministra de Sanidad para dar cumplimiento a la petición. Hasta que no lo haga, la comisión permanece inactiva.

Desde el PSOE, Cristina Maestre ha asegurado que “no es la primera vez que el PP colapsa la actividad de control al Gobierno presentando preguntas mecanizadas y reiterativas, que provocan que los servicios de los ministerios se bloqueen, no siendo posible facilitar la respuesta a determinadas preguntas que, en la mayoría de los casos, se podrían obtener por el propio senador acudiendo a los correspondientes informes que el Ministerio hace llegar a los parlamentarios”.

Dolores Pan, del PP.

Para Maestre, “la totalidad de los asuntos que se han transformado en preguntas orales carecen de contenido político y la mayoría van orientados a datos numéricos de usos o incidencias sobre determinados asuntos, cuestión que no puede forzar la presencia de la Ministra para temas de escaso calado”. Respecto a la posible solución, Maestre ha afirmado que “en numerosísimas ocasiones el PSOE ha hablado con los otros grupos para facilitar un acuerdo, para que pudieran responder los Secretarios Generales del Ministerio, quedando siempre en suspenso, ante la negativa constante del Partido Popular”.

 Dolores Pan, del PP, ha asegurado que no les “molesta” el reglamento tal como está. Por ello, pide que sea el PSOE el que proponga una modificación del mismo porque “lo que no es serio es sugerir que no se cumplan las normas”, en referencia a un posible acuerdo para que comparezca un secretario general y no la ministra. Si nos saltamos el
reglamento, ¿qué nos queda?, se pregunta Pan.

Aleixandre, de CiU.

Pan ha defendido la tarea de control al Gobierno que ejerce su grupo. “Nadie está más interesado que nosotros en que se desbloquee la Comisión porque el 90 por ciento de las iniciativas pendientes de debatir son nuestras”. Por ello, ha pedido a la ministra Pajín que “libere” la Comisión de Sanidad y critica que “solo acuda al Pleno, que es donde más se luce”. La portavoz del PP en la Comisión de Sanidad ha negado que su grupo bloquee el trabajo de la misma. “En anteriores ocasiones el PP siempre ha cedido, por una vez pedimos más sensibilidad a la ministra”.

Rosa Nuria Aleixandre, portavoz de CiU en la Comisión de Sanidad del Senado, ha asegurado que se trata de un problema “técnico” debido a la imposibilidad de que acuda un secretario de Estado. A ello se une, ha dicho, que la ministra “se hace la remolona”.

Esquerda, de Entesa.

Y también que PSOE y PP “no se ponen de acuerdo” sobre la posibilidad de que acuda el secretario general a dar respuesta a las preguntas. “Se podría solucionar si se quisiera”, ha afirmado. Aleixandre ha asegurado estar “muy molesta” con los dos grandes partidos porque “la Comisión es muy seria y trabajadora, y su imagen se está viendo perjudicada”.

Mientras, el presidente de la Comisión de Sanidad y portavoz de Entesa Catalana de Progrés, Josep Maria Esquerda, se muestra dispuesto tanto a apoyar un cambio el reglamento, como ha pactar un acuerdo entre partidos para que pueda comparecer el secretario general. “Ya he intentado varias veces ambas opciones y no ha sido posible”, ha reconocido. A su juicio, “hay que comprender la complicada agenda de la ministra y si ella me dice que no puede venir, no lo pongo en duda”.

Aún así, el presidente de la Comisión sigue trabajando para dar una solución a la situación y “conseguir que venga en la primera oportunidad que se presente”. Esquerda considera que “nadie hace nada mal”, aunque cree que “hay poca voluntad por solventar las cosas”.