Redacción Médica
18 de julio de 2018 | Actualizado: Miércoles a las 18:30

La Universidad de Zaragoza lidera un proyecto contra tumores hematológicos

El proyecto Clink persigue obtener células del sistema inmunitario para tratarlos

Miércoles, 16 de febrero de 2011, a las 12:34

Alberto Anel, investigador de la Facultad de Ciencias de la UZ, lidera el proyecto.

Redacción. Zaragoza
El proyecto Clink de la Universidad de Zaragoza (UZ) ha recibido una financiación de un millón de euros del Programa para el Desarrollo del Sudoeste de Europa (Sudoe). El objetivo de esta investigación es conseguir una mejor activación de las células contra los tumores hematológicos.

El proyecto “Nuevos protocolos de inmunoterapia: Producción de celulas NK activadas para su utilización clínica” (Clink) pretende desarrollar uno o varios protocolos para la activación y expansión “in vitro” de un tipo de células del sistema inmunitario que tienen una importante acción contra los tumores, llamadas células “asesinas naturales”, o células NK, de su abreviatura en inglés.

Una vez activadas se buscará utilizarlas en el tratamiento de tumores hematológicos. El proyecto Clink garantizará obtener cantidades suficientes de estas células y optimizar su acción antitumoral, han comentado desde la UZ.

El proyecto está liderado por el investigador del Departamento de Bioquímica y Biología Molecular de la Facultad de Ciencias de la Universidad de Zaragoza, Alberto Anel, y plantea avanzar en esta línea para conseguir inyectar en pacientes estas células ya activadas.

El proyecto se va a desarrollar por un consorcio que surgió de la colaboración científica entre el grupo de investigación de la Universidad de Zaragoza y el de Martin Villalba, ahora en el Instituto de Investigación en Bioterapia de Montpellier.

El consorcio incluye a científicos como Miguel Lopez-Botet, de la Universidad Pompeu-Fabra de Barcelona y director del Instituto Municipal de Investigaciones Medicas (IMIM) de esta ciudad; Carlos Vilches, del Hospital Puerta de Hierro de Madrid; Anne-Marie Caminade, del Laboratorio de Química de la Coordinación de Toulouse, y Jean François Rossi, del Servicio de Hematología del Hospital Universitario de Nimes.