Redacción Médica
16 de julio de 2018 | Actualizado: Domingo a las 18:30

La protección social, derecho universal de toda la ciudadanía

Esta norma se completará próximamente con la Estrategia de Salud y Bienestar Social 2011-2020

Martes, 11 de enero de 2011, a las 18:23

La Reina Sofía presidió la reunión del Real Patronato de la Discapacidad.

Redacción. Toledo
Las Cortes regionales aprobarán hoy la nueva Ley de Servicios Sociales, por la que la protección social quedará establecida como un derecho de ciudadanía bajo los criterios de universalidad, equidad e igualdad en su acceso.

Una ley que, según explicó el consejero de Salud y Bienestar Social, Fernando Lamata, en la reunión del Real Patronato de la Discapacidad que preside la Reina doña Sofía, esta legislación convertirá en derecho universal un total de 23 prestaciones sociales que hasta el momento eran graciables, además de consolidar la red de servicios sociales de la región y las ayudas destinadas a las personas más vulnerables y en riesgo de exclusión social, creando el sistema público de Servicios Sociales de Castilla-La Mancha.

Esta nueva norma, para la que se ha contado con la colaboración de colectivos profesionales, de usuarios, familiares e institucionales de este ámbito, se verá completada en próximas fechas con la Estrategia de Salud y Bienestar Social 2011-2020 que está elaborando la Consejería, una magnífica herramienta para planificar la atención sociosanitaria de la próxima década desde criterios de excelencia y atendiendo a los cambios sociodemográficos y al mayor envejecimiento de la población y que marcarán, según el consejero, “nuevos hitos en el modelo asistencial y de protección social”.

Situación regional

Por otra parte, Lamata ha realizado un balance muy positivo de la atención que se presta en Castilla-La Mancha a las personas con capacidades diferentes y ha subrayado que gracias al esfuerzo del Gobierno regional, de las instituciones y del movimiento asociativo, Castilla-La Mancha sigue avanzando en la integración real de un colectivo que forman unas 180.000 personas.

Para el responsable de Salud y Bienestar Social de Castilla-La Mancha resultan alentadores los datos estadísticos que señalan una reducción de la incidencia de las discapacidades graves entre los más jóvenes, fruto de las políticas de prevención y la promoción de hábitos y conductas saludables, si bien se registra en paralelo un incremento de la discapacidad o de las situaciones de dependencia entre los grupos de mayor edad debido al aumento del envejecimiento y a las secuelas provocadas por diferentes patologías.

De igual modo, el consejero ha reiterado la apuesta del Ejecutivo castellano-manchego con la promoción de la formación y el fomento de la investigación en los campos social y sanitario como motor de desarrollo y de futuro para seguir afianzando una asistencia de calidad, ajustada a las necesidades y con perspectivas de futuro.

Un área en el que citó como ejemplo la potente actividad investigadora que se está desarrollando en el Hospital Nacional de Parapléjicos de Toledo, abarcando diversos campos relacionados con la lesión medular, en el que ya están participando diez grupos de trabajo y un centenar de investigadores.

Por último, Lamata ha explicado que en Castilla-La Mancha el presupuesto para atender a la discapacidad se ha multiplicado por cuatro en los últimos diez años lo que nos ha situado a la cabeza del país en atención a la discapacidad.