Redacción Médica
17 de julio de 2018 | Actualizado: Martes a las 17:20

La Mancha Centro incorpora la repicadura intrahospitalaria controlada para pacientes alérgicos

Hasta ahora, eran derivados a otros centros hospitalarios o debían esperar una picadura espontánea

Lunes, 31 de enero de 2011, a las 10:50

Redacción. Alcázar de San Juan
El Hospital General La Mancha Centro de Alcázar de San Juan ha sumado a sus prestaciones los test de repicaduras de himenópteros para pacientes alérgicos a la acción del veneno de estos insectos, situando al Servicio de Alergología del centro a la vanguardia de este servicio.

Una paciente se somete a la técnica incorporada por La Mancha Centro.

La repicadura controlada intrahospitalaria, puesta en marcha recientemente, consiste en exponer de manera controlada al paciente, que está en tratamiento inmunoterapéutico específico desensibilizante, a la picadura del himenóptero que le causó la reacción alérgica. De este modo, se comprueba la tolerancia a la picadura y es posible evaluar la protección alcanzada por el paciente tras la vacunación, ya que se consigue la certeza de exponerlo al veneno del himenóptero frente al que está recibiendo inmunoterapia. El fin es, en caso de ser necesario, modificar la pauta, la duración y la dosis de la inmunoterapia.

La monitorización de los pacientes que se someten a este procedimiento es indispensable, y además supone importantes beneficios para el sujeto, que ve cómo mejora su tratamiento en eficacia y rapidez. No disponer de estos test, señalan desde el cetro, supone que la única víá para controlar la eficacia y duración del tratamiento es esperar a que el paciente sufra una picadura espontánea de un himenóptero, registrando a posteriori su reacción, en caso de que exista, con el inconveniente de no conocer exactamente el responsable de la picadura ni si coincide con el que causó la primera reacción para la que el paciente está recibiendo la vacuna.

Con la puesta en práctica de esta técnica se resuelve también un problema de comodidad para los pacientes del Área Sanitaria Mancha Centro, que hasta el momento eran derivados a otros centros o debían esperar la picadura espontánea. Ahora, con la implantación, de formar protocolizada y rutinaria de esta técnica, mejora no sólo la seguridad de los pacientes, sino que les acerca el servicio y les ahorra desplazamientos.