19 nov 2018 | Actualizado: 18:10

Imputan a seis altos cargos del Hospital Sant Pau por presuntos “contratos ficticios”

Han sido denunciados por una trabajadora del hospital por recibir el sueldo de un directivo sin ejercer tales funciones

Jueves, 07 de febrero de 2013, a las 22:13

Redacción. Barcelona
El titular del Juzgado de Instrucción 22 de Barcelona, Juan Emilio Vilá, ha imputado por presunta malversación de fondos a seis altos cargos del Hospital Sant Pau de Barcelona, entre los que se encuentran los exaltos cargos del Ayuntamiento y la Generalitat José Ignacio Cuervo y exalto cargo del Gobierno central Ricard Gutiérrez, denunciados por una trabajadora del hospital por recibir el sueldo de un directivo sin ejercer tales funciones.

Xavier Corbella, gerente del hospital.

En el auto, el juez comunica la imputación de los dos citados cargos y de los exgerentes del centro Joaquim Esperalba y Jordi Varela --que ya había sido citado a declarar--, exdirectiva del Servicio Catalán de la Salud (CatSalut) y contratada en el Sant Pau como facultativo colaborador Mercè Cruells y el exdirector de Recursos Humanos Felipe Carbajo, que sigue vinculado con el centro.

El juez investiga trata de verificar que la prestación laboral de los contratos de Cuervo, Gutiérrez y Cruells se corresponde con la realidad, y también decide imputar a los exdirectores de la fundación de gestión y al exdirector de Recursos Humanos por presunta vinculación con la firma.

"La verificación se abre a dos posibilidades, una que la contraprestación laboral existiera y otra que no fuera así, y se tratara de un contrato ficticio, que supusiera un lucro indebido para el que aparece como prestador del servicio y el correlativo perjuicio para la entidad que consta como empleadora", señala el juez en el auto. La médica y actual presidenta del Comité de Empresa, Carme Pérez, denunció en mayo a dos altos cargos del centro por consentir una "arquitectura fraudulenta" entre las distintas fundaciones del hospital, al que acusan de pagar nóminas e indemnizaciones irregulares a exaltos cargos públicos y patronos.

En la denuncia, acusaba al exdelegado de la Generalitat en Madrid en el último gobierno tripartito, José Ignacio Cuervo, patrono de la fundación de investigación del centro, de percibir retribuciones económicas, pese a que "no se conoce el trabajo encomendado ni tampoco la posible adscripción departamental o ubicación física donde lo realiza". Según el texto, Cuervo percibía 4.160 euros mensuales abonados contra presentación de factura sin conocimiento del personal de trabajos para el proyecto de los edificios de investigación, así como con el desconocimiento de su asesoramiento.

Pérez también criticaba el pago durante siete años a Gutiérrez, presunto exdirectivo "inexistente" del hospital que había sido subdirector general del Insalud y exdirector del Ministerio de Sanidad en gobiernos del PSOE. En las elecciones sindicales convocadas para 2011, los trabajadores descubrieron que Gutiérrez aún figuraba en los boletines de la Seguridad Social, en la categoría de gerente adjunto y con una antigüedad de diez años percibía un importe anual de 158.569 euros.

Por su parte, Mercè Cruells era jefa de la División de Atención Ciudadana del CatSalut en los mandatos de la exconsejera de Salud Marina Geli, y posteriormente fue contratada en el Hospital Sant Pau como facultativa colaboradora, aunque la denuncia la acusa de cobrar un sueldo superior al de un médico especializado, pese a que supuestamente no ejercía tal función, según el texto.