20 nov 2018 | Actualizado: 18:50

González Jurado defiende la colegiación universal de los sanitarios ante el Parlamento Europeo

Subraya la misión de los colegios de vigilar la práctica profesional

Miércoles, 16 de octubre de 2013, a las 22:30

Redacción. Madrid
El presidente del Consejo General de Enfermería, Máximo González Jurado, ha intervenido en Bruselas en el Parlamento Europeo con motivo del panel de expertos “Profesiones Liberales en Europa-Desafíos y Oportunidades” organizado por el Grupo Popular Europeo y que ha contado con la asistencia de cerca de 200 eurodiputados.

González Jurado participado en representación de Unión Profesional (UP), asociación estatal en la que ostenta el cargo de miembro de la Comisión Ejecutiva y presidente de la Comisión de Comunicación. El presidente de los enfermeros actuaba por delegación de Carlos Carnicer, presidente de Unión Profesional y del Consejo General de la Abogacía.
Unión Profesional aglutina a las profesiones colegiadas españolas tales como médicos, enfermeros, abogados, farmacéuticos, ingenieros, arquitectos, etc., es decir todas aquellas que tienen una titulación universitaria, un título o habilitación especial (en su caso) y están autorreguladas a través de su respectiva Organización Colegial.

Máximo González Jurado, primero por la izq., durante su intervención en el Parlamento Europeo.

 UP está integrada por más de 35 organizaciones colegiales de ámbito nacional y en total representa a más de 1000 colegios profesionales. En el ámbito internacional, ostenta la vicepresidencia tanto del Consejo Europeo de Profesiones Liberales (Ceplis) como de la Unión Mundial de Profesiones Sanitarias.

González Jurado ha informado acerca de cómo se está tramitando en España el Anteproyecto de Ley de Servicios y Colegios Profesionales, desde el pasado mes de agosto. “Ante esta liberalización de los servicios profesionales, la postura de las profesiones colegiadas en España es que la alta calidad de los servicios profesionales y la protección de los pacientes, clientes y consumidores debe preservarse a la hora de desarrollar este tipo de tendencias desreguladoras. Porque los límites de cualquier liberalización están en los derechos fundamentales de los ciudadanos”. En este sentido, ha señalado que “estamos trabajando junto a las autoridades españolas a fin de alcanzar una regulación equilibrada”.

Protección de los derechos de los ciudadanos

El presidente del Consejo General de Enfermería ha destacado que una de las funciones esenciales de los organismos profesionales consiste en controlar y vigilar la práctica profesional a fin de evitar posibles casos de intrusismo o desviaciones de lo considerado como buena praxis profesional.

En este sentido, se deben proteger los derechos de los ciudadanos a recibir servicios profesionales de calidad y que garanticen su seguridad. “La pertenencia a un organismo profesional se configura como la manera más efectiva para que los organismos profesionales desempeñen este papel. Desde Unión Profesional proponemos el desarrollo de una regulación equilibrada dadas las consecuencias que una excesiva desregulación puede implicar para los derechos de los ciudadanos”.

Para González Jurado, las profesiones colegiadas necesitan desenvolverse con independencia de criterio profesional o autonomía facultativa, asumiendo plena la responsabilidad personal derivada de los actos profesionales que se realicen, y sujetándose a una ordenación y control de su ejercicio profesional por parte de un órgano colegiado, como corporación profesional de necesaria independencia e imparcialidad.

Así, ha destacado que “para el cumplimiento de las funciones características de cada profesión, es necesario un régimen específico de funciones atribuidas por la Ley que comporte autorregulación para el ejercicio de dichas funciones que, además, tienen carácter público por la propia naturaleza reconocida a estas instituciones, y que han de ejercer bajo los principios democráticos y de gobernanza y transparencia”.

El presidente del Consejo General de Enfermería ha recordado que “la Constitución Española prevé esta garantía institucional para el ejercicio de los Derechos Fundamentales que tienen reconocidos los ciudadanos, lo cual es compatible con la normativa del Mercado Interior, ya que está en razón de la relevancia de determinadas profesiones y considera a sus organizaciones de control como autoridad competente para llevar a cabo las funciones que las normas de desarrollo le atribuyen”.

Por último, ha destacado que las profesiones liberales no sólo tienen carta de naturaleza y están representadas en las instituciones europeas, sino que su posición parte de una cifra media de aportación al PIB que se sitúa en torno al 10 por ciento. “Ello ha supuesto que sean consideradas como motor de la economía, y ha hecho posible que la gestión de la crisis de este subsector de los servicios haya sido, en términos generales – y salvo en el caso concreto de la profesión enfermera que está sufriendo especialmente la coyuntura económica –, más atenuado, tanto en lo que se refiere al impacto económico como al del empleo”, ha reflexionado.

Así, ha señalado que todos los sectores profesionales, en especial el sanitario, el técnico-ingenierías y arquitectura, el científico, el económico, el jurídico y el social, están proyectados en normas del sector correspondiente y su actividad reconocida y regulada formando parte del sistema de libre circulación de personas mediante las Directivas destinadas a la movilidad, como la de Cualificaciones Profesionales y su reciente revisión cercana a ver la luz, proporcionando un escenario renovado de intercambio profesional más acorde con la agenda europea 2020.