17 nov 2018 | Actualizado: 18:20

La caída de ingresos fuerza nuevas medidas en Madrid

Sacará a concurso 27 centros de salud para que sean gestionados por sociedades de profesionales

El euro por receta excluirá a parados de larga duración sin prestación, a diferencia del catalán

“El coste medio per cápita en los hospitales de gestión privada es menor que en los de gestión mixta”

Viernes, 02 de noviembre de 2012, a las 00:20

Cristina Mouriño. Madrid
El consejero de Sanidad de la Comunidad de Madrid, Javier Fernández-Lasquetty, ha explicado en un desayuno informativo con periodistas, las líneas que marcan el Plan de garantía para la sostenibilidad del sistema sanitario público incluido en los presupuestos regionales. “Para diseñar este Plan, ha destacado, partimos del punto de que tenemos una sanidad de excelente calidad; lo que ya no tenemos son los mismos ingresos”. “Se trata, ha asegurado, de una alternativa de viabilidad de la sanidad madrileña, no es desmantelamiento de la sanidad publica, es su garantía”. Su desarrollo, ha continuado, viene marcado por la crisis económica unido a un “deficiente sistema de financiación”.

Javier Fernández-Lasquetty.

El Plan de garantía se estructura en cuatro ejes: las reformas estructurales en la gestión sanitaria; la mejora de la atención de la población de mayores; la mejora de la eficiencia, utilización racional de los recursos y ahorro; y la ordenación de los equipos profesionales.

Dentro del primer bloque de medidas, el consejero ha destacado la externalización de la actividad sanitaria en 6 hospitales madrileños (Infanta Leonor, Infanta Sofía, Infanta Cristina, Tajo, Sureste y Henares). Según ha explicado Fernández-Lasquetty, se sacará a concurso la prestación de la asistencia sanitaria especializada para la población atendida por estos hospitales. “Mantendrán el contrato que tienen para la gestión no sanitaria y se sacará a concurso la gestión sanitaria, por lo que serán dos contratos distintos”.

Cuando se pusieron en marcha los nuevos hospitales públicos, Madrid optó en paralelo por dos modelos, uno de gestión mixta y otro de gestión privada. “Tras comprobar cómo han evolucionado los dos modelos, ha quedado demostrado, que aunque los dos modelos cuentan con buenos resultados clínicos y con una alta satisfacción por parte de los pacientes, los hospitales de gestión privada tiene un coste medio per cápita menor que los hospitales de gestión mixta”, ha señalado.

Otras de las medidas contempladas en este capítulo es la apertura a los profesionales sanitarios para que gestionen los centros de salud. La consejería sacará a concurso en torno a 27 centros de salud para que sean gestionados por sociedades de profesionales con el objetivo de conseguir una gestión más eficiente de los recursos mediante un modelo que genere mayores incentivos y motivación para los profesionales. Asimismo, ha anunciado la externalización de determinadas categorías profesionales, concretamente cocina, lavandería y almacenes, durante este ejercicio 2012.

Las viceconsejeras Belén Prado, de Ordenación Sanitaria e Infraestructuras; y Patricia Flores, de Asistencia Sanitaria, han acompañado al consejero de Sanidad, entre otros miembros de su equipo.

Dentro del segundo bloque, el consejero ha informado de que se va a transformar el Hospital de la Princesa en un centro hospitalario superespecializado para atender a las personas mayores y el Carlos III en un hospital de larga y media estancia.

El euro por receta madrileño excluye a parados sin prestación a diferencia del catalán

En lo referente a la mejora de la eficiencia, utilización racional de los recursos y ahorro, el objetivo es reducir el gasto medio por receta para lo cual se seguirán impulsando planes como la prescripción por principio activo y se implantará, a partir de enero de 2013, el euro por receta, que tendrá un límite máximo de 72 euros al año y del que quedarán exentos los parados de larga duración sin subsidio (algo que no se contempla en el euro por receta catalán), las pensiones no contributivas, las rentas de mínima inserción, los discapacitados, los pacientes afectados por síndrome tóxico y los afectados por enfermedades laborales. No obstante, las recetas emitidas en las cuales el coste del medicamento sea igual o inferior a 1,67 euros quedarán exentas del pago.

El consejero ha anunciado también que se dará un paso importante en la central de compras, ya que genera economías de escala que permiten adquirir un mayor volumen de productos y servicios sanitarios a precios más bajos. El objetivo con esta medida es obtener un ahorro de 150 millones en el próximo año.

En el último capítulo, Fernández-Lasquetty ha explicado que hasta ahora, la mayor parte de la actividad hospitalaria en jornada de tarde se realizaba como jornada extraordinaria por parte de los profesionales. Ahora, el Gobierno quiere que los hospitales trabajen por la tarde para llevar a cabo pruebas diagnósticas, intervenciones quirúrgicas o consultas, pero no como algo extraordinario y que conlleva un gran coste para los ciudadanos, sino como parte de una jornada laboral normal.

Por este motivo se va a cambiar el modelo vigente, mediante la contratación de profesionales cuya jornada laboral será de tarde, para poder seguir aliviando la lista de espera quirúrgica y diagnóstica, pero a un coste más razonable y sostenible que el actual.

Dentro de la ordenación de los equipos profesionales que prentende la consejería se encuentran también medidas como la prolongación del servicio activo de los profesionales a partir de los 65 años que se hará de manera excepcional basándose en criterios rigurosos de desempeño de sus funciones; se concentrará en un número reducido de centros hospitalarios la mayor parte de los procesos de laboratorio de rutina, ya que pueden absorber un volumen mucho mayor de pruebas de laboratorio; y concentrará los procesos complejos en determinados hospitales madrileños.