mar 06 mayo 2014. 11.48H

Ángel Fernández, director general de MSD en España.

Redacción. Madrid
Los pacientes adultos españoles con colitis ulcerosa cuentan desde este mes de mayo con una nueva alternativa terapéutica: golimumab (Simponi), desarrollado por la multinacional estadounidense MSD.

Según indica la compañía en un comunicado, es el primer tratamiento biológico subcutáneo (en pluma autoinyectable) para la colitis ulcerosa en España que se administra una sola vez cada cuatro semanas y que ofrece una eficacia mantenida en el tiempo. El producto aporta, además, su experiencia y herencia clínica establecida en el tratamiento de otras enfermedades inflamatorias, como son la artritis reumatoide, la espondilitis anquilosante y la artritis psoriásica, para las que se aprobó su uso en 2009.

La nueva indicación de golimumab es concretamente en aquellos pacientes adultos con una colitis ulcerosa de moderada a grave que  han tenido una respuesta inadecuada al tratamiento convencional, incluidos los coritcosteroides, la 6-mercaptopurina (6-MP) o la azatioprina (AZA) o que no toleran o tienen contraindicados dichos tratamientos.

Definición

Golimumab es un fármaco anti-TNF, perteneciente a la familia de los tratamientos biológicos, que actúa bloqueando la acción de una proteína llamada factor de necrosis tumoral alfa (TNF-α). Esta proteína interviene en los procesos inflamatorios del organismo y su bloqueo puede reducir la inflamación y los síntomas asociados a ella. “El desarrollo de este fármaco ha tenido en cuenta las peculiaridades del tratamiento de la enfermedad inflamatoria intestinal, dentro de las que se engloba la colitis ulcerosa, mediante terapias anti-TNF, como por ejemplo la dosificación. Además contamos con la experiencia del uso del fármaco en Reumatología, que ha sido muy satisfactoria”, explica Julián Panés, jefe de Servicio de Gastroenterología del Hospital Clínic de Barcelona.

Panés asegura estar satisfecho “con esta aprobación porque los pacientes con colitis ulcerosa pueden contar ahora con una nueva alternativa terapéutica para una enfermedad en la que las opciones no son siempre satisfactorias”.

”Desde MSD, nos hemos esforzado además en desarrollar esta nueva terapia pensando en el paciente contando con un dispositivo de administración muy sencillo que permite que el paciente pueda administrarse el tratamiento en su casa y con una pauta de mantenimiento muy cómoda”, afirma Berta Juliá, directora asociada del departamento médico de la compañía.