Redacción Médica
16 de julio de 2018 | Actualizado: Domingo a las 18:30

Feijóo pide a Mato que actúe sobre el gasto farmacéutico “como prioridad” en la reforma sanitaria

Cree necesario un nuevo informe como el de Abril Martorell que analice la sostenibilidad del SNS

Miércoles, 01 de febrero de 2012, a las 00:45

Redacción / Imagen: Pablo Eguizábal. Madrid
El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, ha hecho un llamamiento este martes a la ministra de Sanidad, Ana Mato, a que apunte al gasto farmacéutico "como prioridad" en la reforma sanitaria, como un método más efectivo para "brindar" la esencia del sistema que el de la fórmula del 'copago' sanitario.

El presidente de la Xunta de Galicia, Alberto Núñez Feijóo, durante su intervención de este martes en Madrid.

Durante su intervención en la inauguración del año académico de la Academia Médico-Quirúrgica (acto en el que ha sido reconocido como académico de honor), ha defendido que mientras el 'copago' supondría "renunciar a la esencia de la sanidad pública en España, que es el derecho universal a la asistencia médica sin coste adicional", actuar sobre el gasto farmacéutico "sería continuar una tendencia que ha funcionado en varios momentos del pasado" como, ha ejemplificado, cuando se sacaron los antigripales del catálogo nacional de medicamentos.

Sobre este punto, ha incidido en que la puesta en marcha en Galicia del catálogo priorizado de medicamentos --elaborado bajo el lógico principio de que, a medicamentos iguales, una administración pública ha de financiar el de un coste menor y no el más caro, ha recordado-- ha permitido ahorrar a la Xunta en 2011 un total de 102 millones de euros, lo que supone un 11% menos de gasto que el año anterior. "Esto equivale a decir que cada día gastamos 300.000 euros menos en medicamentos, sin que se haya resentido esta prestación", ha enfatizado.

Feijóo ha agradecido en este sentido al Ejecutivo de Mariano Rajoy su disposición a retirar el recurso ante el Tribunal Constitucional contra el catálogo gallego de medicamentos y ha instado a la ministra Ana Mato a apuntar al gasto farmacéutico como prioridad en la reforma sanitaria. "Espero, en este sentido, que la presencia en el Ministerio de la exconsejera de Sanidad gallega --en referencia a Pilar Farjas, actual secretaria general de Sanidad-- contribuya a defender esta idea en la que nuestra comunidad lleva trabajando más de tres años", ha recalcado.

El presidente de la Academia Médico-Quirúrgica impone la distinción de académico de honor a Alberto Núñez Feijóo.

Una reforma entre todos

El presidente gallego ha apostado por una reforma sanitaria que garantice una sanidad pública de calidad --"será un camino tortuoso", ha admitido-- y que requiere la implicación de toda la clase política y "también del compromiso de profesionales y usuarios".

"Esa idea --ha argumentado-- podría resumirse en que veo perfectamente compatible tener y mantener uno de los mejores sistemas sanitarios del mundo con abordar su reforma para que sea viable y sostenible a corto y largo plazo. Dicho de otro modo, discrepo tanto de la teoría que asume con resignación que la sanidad es el sempiterno viacrucis de la hacienda pública; como de la que se propone remediarlo, pero pensando que por el camino se caerán pilares esenciales del modelo sanitario que hemos construido entre todos".

Luis Ortiz impone la distinción de académico de honor de la Academia Médico-Quirúrgica a Diego Murillo, presidente de AMA. A la derecha, el alcalde de Barcelona, Xavier Trias, exconsejero de Sanidad de Cataluña, también nombrado académico de honor.

El sistema sanitario español, que ha definido como uno de los "principales logros colectivos" de España, debe ser reformado --"la sanidad pública está muy lejos de ser una realidad perfecta; está repleta de lagunas", ha sostenido-- y para ello es necesario un "pacto político" y la colaboración de profesionales sanitarios y usuarios. En definitiva, "medidas valientes, decisiones responsables" y "lo más consensuadas posible".

El primer paso, en su opinión, sería elaborar un informe de características similares al conocido como 'Informe Abril', elaborado por Fernando Abril Martorell a principios de los años 90 sobre el sistema sanitario, y que aborde "la sostenibilidad de la asistencia sanitaria pública, que también nazca de un análisis profundo, que también sea alentado por todas las partes implicadas, y que enfrente a los gestores ante la situación financiera del sistema con la misma profesionalidad y rigor con la que lo hacen los profesionales con sus pacientes". "Aunque esta vez, eso sí", ha apostillado, "sería deseable que no se abandonase en la mitad del camino".

A la izquierda Luis Ortiz y José Luis Álvarez-Sala, decano de la Facultad de Medicina de la Complutense y nuevo académico de la Academia Médico-Quirúrgica. A la derecha, Antonio Pellicer, decano de la Facultad de Medicina de la Universidad de Valencia, también nombrado académico en este mismo acto.

Feijóo ha admitido también la necesidad de actuar desde el punto de vista político sobre un modelo sanitario en el contexto de la actual crisis económica y, en esta línea, ha lamentado que hasta ahora se haya sido "incapaz de abordar una revisión estructural del modelo, que lo haga perdurable".

"Curiosamente, a un sistema sanitario enfermo por las deudas y sin visos de mejora por el previsible aumento del gasto, las mutaciones demográficas, o las nuevas actitudes sociales, le hemos aplicado el tratamiento contrario al que recomendaría cualquier profesional médico como ustedes. En lugar de un tratamiento restitutivo, lo hemos ingresado en paliativos, como si lo único que pudiésemos hacer fuese aliviar los síntomas de una patología incurable", ha argumentado.

El presidente de la Xunta ha repasado además otras dos "equivocaciones incluso más perniciosas" a la hora de abordar la reforma sanitaria como son la idea extendida de que la reforma conduce "inexorablemente" a la privatización del sistema y la de responsabilizar de los problemas a las Comunidades Autónomas "como si el traspaso de las competencias hubiese liberado por completo a las autoridades estatales".

Reforzar el Consejo Interterritorial

"Afrontar los problemas de la sanidad pública únicamente desde el ámbito autonómico alimentaría una reforma atropellada, insolidaria y desequilibrada que, a mi entender, es totalmente desaconsejable", ha indicado el presidente gallego, que ha apostado en este sentido por potenciar el papel del Consejo Interterritorial para que "ejerza su función arbitral y sirva realmente para coordinar la reforma sanitaria".

Por todo ello, el presidente gallego ha recalcado que "el reto difícil y urgente" de la reforma sanitaria debe ser abordado desde la necesidad de "conjugar la lógica económica" que haga viable la sanidad pública "con la idea de que en juego está garantizar para todos el mejor sistema en el que vigilar el bien más preciado de cualquier persona, que es su salud".

A la izquierda, la secretaria general de Sanidad y Consumo, Pilar Farjas. En la imagen del centro, Antonio Burgueño, director general de Hospitales de la Comunidad de Madrid, y Carlos Macaya, jefe de Servicio de Cardiología del Hospital Clínico San Carlos de Madrid. A la derecha, Antonio Alemany, director general de Atención Primaria de la Comunidad de Madrid.

A la izquierda, el presidente de la Organización Médica Colegial (OMC), Juan José Rodríguez Sendín, y el exministro de Sanidad y Consumo José Manuel Romay Beccaria. En la imagen de la derecha, Sagrario Pérez Castellanos, directora general de Cartera Básica de Servicios del SNS y Farmacia del Ministerio de Sanidad, junto a Carmen Peña, presidenta del Consejo General de Colegios Oficiales de Farmacéuticos.

De izquierda a derecha, Alberto Fernández, director ejecutivo de Sanitaria 2000; José Luis Álvarez-Sala, decano de la Facultad de Medicina de la Complutense y académico de la Academia Médico-Quirúrgica; Ricardo López, director general de Sanitaria 2000; y Francisco R. García, presidente de la Asociación de Médicos Gallegos (Asomega) y académico.

Federico Plaza, director general de la Fundación AstraZeneca, y Alberto García Romero, consejero de AMA. En el centro, Rafael Matesanz, director de la Organización Nacional de Trasplantes. y Rodolfo Álvarez-Sala, director médico de La Paz.

Foto de familia de AMA. De izquierda a derecha, Francisco Javier Herrera Gil, vicesecretario; Raquel Murillo, subdirectora general; Javier de Teresa, patrono de la Fundación AMA; Álvaro Basilio, director de Comunicación y asesor de la Presidencia; y Diego Murillo, presidente de AMA, distinguido como académico de honor de la Academia Médico-Quirúrgica.

A la izquierda, José Ramón Ónega, director de la Casa de Galicia en Madrid, junto a Belén Prado, viceconsejera de Ordenación Sanitaria e Infraestructuras de la Comunidad de Madrid; y Juan José Fernández Ramos, director gerente de la Clínica Moncloa. A continuación, José Manuel Bajo Arenas, presidente de Facme, y Félix Bravo, gerente del Hospital de la Fuenfría.

De izquierda a derecha, Javier Rodríguez, portavoz de Sanidad del PP en la Asamblea de Madrid; Francisco Fernández-Avilés, jefe de Servicio de Cardiología del Hospital Gregorio Marañón de Madrid; y Luis Mayero, delegado de Asisa en Madrid. En la imagen de la derecha, Óscar López Alba, redactor jefe de Redacción Médica, y Teresa Pérez Alfageme, dircom de la OMC.