Redacción Médica
19 de septiembre de 2018 | Actualizado: Miércoles a las 19:15

El SES trabaja en la detección de tratamientos farmacológicos no dispensados

El objetivo es conocer el nivel de cumplimiento de los pacientes

Martes, 18 de diciembre de 2012, a las 12:51

Redacción. Mérida
El Servicio Extremeño de Salud (SES) está trabajando en un programa de detección de tratamientos farmacológicos activos que no han sido dispensados por la oficina de farmacia, con el objetivo de detectar el nivel de cumplimiento que el paciente hace de las recomendaciones del médico a la hora de tomar la medicación que se le receta, garantizando así su seguridad y fomentando un buen uso de los medicamentos.

Joaquín García Guerrero, gerente del SES.

Esta línea de trabajo, enmarcada en las acciones del SES para mejorar sus sistemas de información y que abunda en las actuaciones realizadas sobre el uso racional del medicamento, permite comprobar el nivel de adherencia del paciente a su tratamiento farmacológico, detectando los tratamientos activos que no han sido dispensados en las oficinas de farmacia y clasificándolos en la historia clínica del paciente, lo que facilita que el facultativo pueda tomar medidas correctivas en favor del usuario.

En este sentido, si se detecta que no hay una adherencia correcta al tratamiento, el facultativo estará en condiciones de adoptar decisiones tales como ajustes en la posología o modificación del medicamento.

Recetas electrónicas

Este programa hace que el sistema facilite la conexión entre profesionales de diferentes niveles asistenciales y entre éstos y los farmacéuticos, propiciando una mayor implicación en el seguimiento fármaco-terapéutico y en la capacidad de actuar para favorecer una mejor adherencia al tratamiento.

Para la puesta en marcha de este programa se ha realizado por primera vez una depuración del sistema, que ha permitido identificar más de 700.000 recetas electrónicas que, desde antes de 2007 y hasta junio de 2012, no habían sido dispensadas por las oficinas de farmacia, lo que es un signo inequívoco de lo poco que los pacientes cumplen con el tratamiento que se les prescribe.

La implantación de este sistema implica que los pacientes con falta de adherencia al tratamiento sean informados en la farmacia acerca de la necesidad de acudir a su médico para revisar los medicamentos que tiene prescritos, para determinar si debe darles continuidad o, por el contrario, debe modificar la prescripción.