Redacción Médica
19 de julio de 2018 | Actualizado: Jueves a las 17:20
Lunes, 05 de agosto de 2013, a las 13:28

Redacción. Valencia
El diputado socialista en las Corts Valencianes, Ignacio Subías, ha criticado el “despilfarro y la "ineficacia” en la gestión de las resonancias magnéticas en los servicios de radiología de los centros públicos y ha exigido que “se replanteen de forma inmediata” la reversión de estos conciertos y la gestión del servicio. De este modo, Subías ha solicitado la comparecencia del conseller de Sanidad, Manuel Llombart, para que explique la auditoría de cuentas sobre el concurso de resonancias magnéticas, y ha asegurado que si el PSPV gobierna en 2015 se compromete a “revertir” la gestión de la alta tecnología y las resonancias para el servicio público.

Ignacio Subías.

Además, el diputado socialista ha recordado que en el año 2008, cuando se volvió a adjudicar este concurso, el PSPV ya presentó una Proposición No de Ley (PNL) en las Corts para pedir la reversión de la alta tecnología y la asunción de la gestión por parte del sistema sanitario público.

Al mismo tiempo, ha afirmado que denunciaron que “en el concurso del 2000 y en el de 2008 hubo una desviación del 60 por ciento, que se estaban realizando más del doble de exploraciones con respecto a lo recomendado, lo que suponía un lógico incremento de los costes sin control por parte de la Consejería con respecto a la alta tecnología, que se estaban perjudicando seriamente a los servicios públicos y a los profesionales, que no tenían acceso a estas pruebas que estaban en manos privadas”.

El diputado socialista ha insistido en que “la gestión de los servicios de radiología que tienen resonancias magnéticas públicas como era el Peset en aquellos momentos, y actualmente también el hospital de San Juan, son más eficientes", y ha subrayado que tanto los socialistas como los profesionales sanitarios han estado "permanentemente en contra de este modelo, porque además de ser menos eficiente perjudica seriamente a los servicios públicos de radiología”. Así, ha recordado ejemplos como la carta que envió un entonces jefe de servicio al expresidente de la Generalitat, Eduardo Zaplana, denominada ‘Cuatro falacias y un dineral’, en la que denunciaba lo que podía pasar “y que finalmente ha ocurrido”.

Informe del Sìndic

Asimismo, ha alertado sobre una cuestión que recoge este informe y es que la Agencia Valenciana de Salud no dispone de indicadores “que serían necesarios para evaluar los objetivos que se pretenden con el concierto” o el hecho de que si los servicios públicos estuvieran realizando los informes se podrán estar ahorrando al año hasta casi 17 millones de euros, así como otras cuestiones como la aplicación de contrastes, que también supondría “importantes ahorros”.

Otras de las conclusiones que ha puesto de relevancia el portavoz socialista de Sanidad es que los criterios de facturación “no están suficientemente detallados” en los pliegos del contrato y se han detectado numerosas incidencias, ya que “no se dispone de mecanismos de control para poder evaluar el cumplimiento de la empresa en cuanto a los plazos máximos para la realización de las pruebas”. Por último, ha considerado que la duración del contrato por un plazo de diez años es “excesivo”, puesto que es un “impedimento para que la administración pueda controlar y obtener mejoras”.