20 nov 2018 | Actualizado: 21:40

El PSdeG alerta de que hay enfermos de cáncer cuyo tratamiento no se financia

José Ramón Gómez Besteiro dice que se culpa del problema demográfico “a que mueren los viejos”

Domingo, 21 de diciembre de 2014, a las 12:57
Redacción. Santiago de Compostela
El secretario general del PSdeG, José Ramón Gómez Besteiro, ha contrapuesto el hecho de que la Xunta dedique un millón de euros a propaganda para fomentar la natalidad con la situación de los enfermos de cáncer y hepatitis "desesperados" al ver "cómo se dejan de financiar sus tratamientos".

José Ramón Gómez Besteiro.

En su discurso en la reunión del Comité Nacional del PSdeG, el líder socialista ha reclamado una política "madura, sensata y responsable" y ha lamentado que la Xunta, con Alberto Núñez Feijóo al frente, sea "incapaz" de asumir cualquier responsabilidad, puesto que la práctica habitual es la de lanzar la pelota hacia otro tejado.

Así, ha dicho en Santiago que del incremento del paro se culpa a las empresas que cierran o despiden trabajadores; de que no haya trabajo en Ferrol, a Almunia y a Navantia; del posible cierre de una industria en A Coruña, a Alcoa; de la subida del recibo de la basura, a los ayuntamientos; y del encarecimiento de los peajes, a Audasa.

"De la difícil situación en la que se encuentra el gallego -ha proseguido- se culpa a los padres, y del problema demográfico, la culpa es de que mueren los viejos. Y qué decir -ha enfatizado- de la irresponsabilidad en los casos de corrupción y presunta financiación irregular del PP. Seguimos esperando su comparecencia, señor Feijóo".
Gómez Besteiro ha señalado, con vehemencia, que "es imposible encontrar en la historia de la autonomía gallega un gobierno tan poco comprometido con la defensa de los intereses de Galicia".

Se ha referido, en este sentido, a la "precariedad" del servicio público gallego de salud, ha lamentado el despilfarro en publicidad en lugar de en "políticas públicas demográficas", y ha aludido también a cómo están los autónomos, así como de nuevo al dramático escenario de la lengua, lo que demuestra que este gobierno "no da la talla y no está a la altura de las circunstancias".