Redacción Médica
19 de julio de 2018 | Actualizado: Jueves a las 13:20

El PRC insta al Ejecutivo a “desistir” de su actual política sanitaria

Augura que el gobierno regional tendrá que “pedir perdón”

Domingo, 10 de febrero de 2013, a las 14:02

Conchi Solanas.

Redacción. Santander
La portavoz del Partido Regionalista de Cantabria en materia sanitaria, Conchi Solanas, ha augurado este domingo que el Gobierno "tendrá que pedir perdón, como ha hecho esta semana el primer ministro británico, David Cameron, si persiste en trasladar a la Comunidad Autónoma el modelo de gestión sanitaria que antepone el ahorro a la calidad asistencial y que en el Reino Unido ha costado la vida a cientos de ciudadanos".

Solanas ha instado por ello al Ejecutivo a "desistir" de su actual política sanitaria, "una vez demostrado que el modelo británico en el que está basada, ha sido un terrible fracaso y ha obligado incluso al primer ministro a pedir disculpas públicas a la ciudadanía".

"Desde el PRC llevamos meses advirtiendo al Gobierno de Cantabria del coste terrible que pueden llegar a tener sus políticas y ahora, a la vista de lo ocurrido en el Reino Unido, empieza a evidenciarse que tenemos razón", afirma Solanas en un comunicado de prensa.

En este sentido, ha reafirmado su rechazo a los recortes aplicados en la sanidad cántabra, con el cierre de las consultas de Atención Primaria por las tardes, la reducción de los días de consulta en consultorios como el de Herrerías o la concentración de las urgencias en los grandes núcleos urbanos, caso de Campoo, donde a partir de las 15 horas sólo se atienden casos urgentes en el Hospital Tres Mares.

Además de subrayar que se está reduciendo la accesibilidad a la Atención Primaria, la diputada regionalista ha abogado por regresar al sistema "universal y de calidad" que distinguió a la sanidad hasta la llegada del PP a Puertochico, porque de lo contrario "las negligencias espantosas que han sufrido los pacientes de algún hospital público del Reino Unido empezarán a producirse también en Cantabria".

A su juicio, lo ocurrido en un centro sanitario del centro de Inglaterra, "donde los enfermos llegaron a ser privados incluso de agua y alimentos y que se tradujo en una altísima tasa de bajas mortales", es "la cara trágica de lo que supone gestionar la atención sanitaria anteponiendo los criterios económicos a las consideraciones médicas".

"No queremos ni pensar que algo similar pueda llegar a pasar en Cantabria", ha recalcado Solanas, para quien las reformas sanitarias aprobadas en el Real Decreto Ley 16/2012 "se basan precisamente en ese modelo del Reino Unido que tantas deficiencias ha demostrado en cuanto al cuidado de la salud de los pacientes".

Grandes perdedores

Finalmente, ha subrayado que "los grandes perdedores" de esta situación son los ciudadanos, porque "se van a ver obligados a pagar para poder utilizar los recursos asistenciales y una parte de la población, la más pobre y la más enferma, está siendo excluida con esta reforma sanitaria".