Redacción Médica
18 de julio de 2018 | Actualizado: Miércoles a las 13:00

Mato desfinancia suplementos a 5.000 enfermos de cáncer

Grecia, con una situación económica peor que la española, sigue financiándolos a sus pacientes por las evidencias científicas internacionales que existen

Jueves, 26 de julio de 2012, a las 02:19

Óscar López Alba. Madrid
El Boletín Oficial del Estado (BOE) ha publicado este miércoles la orden de desfinanciación de algunos tipos y subtipos de alimentos dietéticos destinados a usos médicos especiales, tales como “MPAA6 Módulos de L-glutamina”, que se utiliza especialmente para los pacientes con caquexia cancerosa. Estos pacientes, al recibir quimioterapia o radioterapia, y al perder apetito, sufren situaciones graves de mucositis, enteritis y esofagitis, como consecuencia de que la glutamina acumulada en el cuerpo (en los músculos) se va degradando, algo que afecta especialmente al tubo digestivo.

Ana Mato, ministra de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad.

En el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad han calculado que dejando de financiar este complemento dietético se ahorran apenas tres millones de euros al año, según el consumo de L-Glutamina en 2010. Sin embargo, esta cifra de tres millones de euros de ahorro contrasta con los más de 5.000 pacientes que anualmente requieren este tipo de complementos dietéticos. Se da la circunstancia de que, aunque el Ministerio indique que financia otros productos, la glutamina es el producto nutricional con más evidencias científicas respecto a los beneficios que aporta al tratamiento de los enfermos de cáncer y que mejor respuesta demuestra ante la caquexia cancerosa.

Otro hecho muy significativo es que este tipo de alimento dietético médico que ahora va a desfinanciar el Ministerio de Ana Mato alegando necesidad de ahorro, se sigue financiado en un país que vive una situación económica peor que la nuestra, Grecia, donde los pacientes que necesitan de los efectos de la L-glutamina la siguen teniendo financiada por el Estado, que respeta la evidencia científica.