13 dic 2018 | Actualizado: 21:45

El Marqués de Valdecilla ultima una molécula radiotrazadora para el diagnóstico precoz del alzheimer

Permitirá conocer y seguir su comportamiento y su respuesta a los distintos tratamientos

jue 10 febrero 2011. 16.38H

Redacción. Santander
El Servicio de Medicina Nuclear del Hospital Universitario Marqués de Valdecilla está trabajando en la síntesis de 15 moléculas para el diagnóstico de los tumores más habituales, lo que ampliará el campo de trabajo de la Unidad de Imagen Molecular del Servicio de Medicina Nuclear. En la actualidad, este equipo está cerca de sintetizar una molécula radiotrazadora de gran importancia para el diagnóstico precoz de la enfermedad de Alzheimer (EA).
 

José Manuel Carril (en el centro), jefe del servicio de Medicina Nuclear del Hospital Universitario Marqués de Valdecilla.

La tecnología PET –tomógrafo por emisión de positrones- coloca al hospital santanderino en una posición de vanguardia, dado que dispone de un sofisticado Laboratorio de Radioquímica o Unidad de Producción de Radiotrazadores, que son moléculas diseñadas específicamente para informar y diagnosticar tumores.

En la actualidad, el desarrollo y síntesis de moléculas radiotrazadoras para el estudio de la patología neurológica constituye, junto con los tumores, el campo que focaliza la actividad clínica e investigadora de este servicio, a cuyo frente está José Manuel Carril, catedrático de la Universidad de Cantabria.

Es probable que antes de la primavera pueda aportar a la práctica clínica, con el alzheimer como gran protagonista, alguna innovadora molécula capaz de identificar proteínas o dianas características de este cuadro en la fase más precoz.

Tratamiento individualizado

Los radiotrazadores permiten ahora no sólo detectar los tumores en una fase incipiente de su desarrollo, sino, además, conocer y seguir su comportamiento y su respuesta a los distintos tratamientos. El objetivo último es un abordaje individualizado de cada tipo de tumor, utilizando para cada cáncer la molécula que es específica del mismo. Se trata, en suma, de hacer un trabajo a medida para cada tipo de tumor.

Este tipo de imagen de fusión anatómica y funcional ha revolucionado, según José Manuel Carril, el manejo del enfermo oncológico, ya que proporciona información visual a nivel molecular del comportamiento del tumor, incluso de tamaño mínimo.

El PET ha sido un avance espectacular en la Medicina Nuclear, pero sin desechar la aportación del TAC –conocido como escáner-, que aporta una imagen valiosa de cortes transversales a lo largo del órgano que se analiza.