Redacción Médica
17 de julio de 2018 | Actualizado: Martes a las 10:30

El Hospital Dr. Negrín pone en marcha la hemodiálisis domiciliaria

El paciente tiene más autonomía para realizar el tratamiento en el horario que se ajuste a su actividad diaria

Lunes, 04 de marzo de 2013, a las 18:11

Redacción. Las Palmas de Gran Canaria
El Servicio de Nefrología del Hospital Universitario de Gran Canaria Dr. Negrín ha puesto en marcha la hemodiálisis domiciliaria, una modalidad que permite a los pacientes realizar el tratamiento en su propia casa y evitar por tanto los desplazamientos al centro hospitalario.

José Miguel Sánchez Hernández, gerente del Hospital Dr. Negrín.

Una paciente de 40 años con diagnóstico de poliquistosis renal es la primera en Canarias en realizar hemodiálisis domiciliaria. Esta paciente reúne los requisitos para acceder a este programa: no tener enfermedades asociadas, una capacidad de aprendizaje suficiente, una motivación para realizar la técnica en su domicilio y un espacio y condiciones adecuadas.

Para poder realizar el tratamiento de forma autónoma en su casa, la paciente ha sido entrenada durante un mes por los profesionales sanitarios del Servicio de Nefrología del Hospital Universitario de Gran Canaria Dr. Negrín. En el domicilio se ha acondicionado un espacio para la ubicación y funcionamiento de la máquina de diálisis, y en los primeros días ha estado acompañada por los enfermeros para supervisar la realización de la técnica.

Mejora de la calidad de vida

La paciente hacía hasta la fecha tratamiento de diálisis peritoneal en el domicilio, una modalidad que se realiza durante toda la noche, todos los días de la semana. El Servicio de Nefrología valoró que, por las complicaciones en su enfermedad, debía pasar al programa de hemodiálisis, que implicaba acudir tres veces por semana al centro de hemodiálisis durante 4 a 5 horas cada una.

Esta modalidad, para pacientes seleccionados, se incluye entre aquellas incluidas como "terapéuticas a la carta". Al realizar la hemodiálisis en casa, la paciente tiene más autonomía para realizar el tratamiento en el horario que se ajuste a su actividad diaria, lo que supone una mejora importante en su calidad de vida.