Redacción Médica
22 de julio de 2018 | Actualizado: Domingo a las 14:15

El Gobierno pondrá en marcha en enero la receta electrónica en Villava, Ansoáin y Ermitagaña

Posteriormente se implantará en las zonas básicas de Pamplona y Comarca y resto de Navarra

Miércoles, 21 de diciembre de 2011, a las 12:34

Redacción. Pamplona
El Gobierno ha comenzado la instalación técnica necesaria para la implantación de la receta electrónica en la zonas básicas de Salud de Villava (en la que operan 8 farmacias), Ansoáin (6 farmacias) y Ermitagaña (19 farmacias). El sistema estará operativo el 11 de enero en Villava, el 16 en Ansoáin, y posteriormente en Ermitagaña.

La consejera Marta Vera.

Una vez completada esta primera fase, la receta electrónica se desplegará en las demás zonas básicas de Pamplona y Comarca. Se trata de Burlada (14 farmacias), Huarte (9 farmacias), Rochapea (25 farmacias), Chantrea (16 farmacias), San Juan (26 farmacias) , Iturrama (16 farmacias), Barañáin (14 farmacias) y Echavacoiz (7 farmacias). Tras completar la Comarca de Pamplona, la receta electrónica se implantará en resto de Navarra.

La receta electrónica supone la automatización de los procesos de prescripción, control y dispensación de medicamentos (ciclo clínico), y también del proceso de facturación a los servicios de salud de las recetas dispensadas (ciclo administrativo). De esta manera, el paciente puede obtener los medicamentos que le receta su médico presentando la tarjeta individual sanitaria en las oficinas de farmacia, sin necesidad de entregar la tradicional receta en papel.

Antes de desplegarse a toda Navarra, la receta electrónica se implantó, como fase piloto, en la Zona Básica de Mendillorri (Pamplona). En dicha zona, el gasto farmacéutico interanual al año de la implantación de la receta electrónica, que comenzó en mayo de 2010, se ha reducido un 5,35%, frente a una reducción del 1,61% en el mismo periodo en el resto de zonas básicas de Navarra.

Además, el gasto farmacéutico por paciente ha disminuido un 2,7% mientras que en el conjunto de Navarra lo ha hecho en un 1,4%. Esta reducción del gasto es debida fundamentalmente a una disminución del número de envases prescrito que desciende un 2,3% frente a un incremento del 0,7% en el resto de Navarra.

El proceso de receta electrónica es el siguiente: el médico prescribe los medicamentos que tiene que tomar un paciente en el nuevo sistema de receta electrónica (LAMIA). Al paciente se le hace entrega de una hoja de instrucciones con la posología y duración del tratamiento; y en la oficina de farmacia se le entrega la medicación prescrita accediendo al sistema a través de su tarjeta individual sanitaria.

Tanto las prescripciones realizadas por los médicos como las dispensaciones realizadas por los farmacéuticos quedan registradas en la base de datos central de prescripciones. El método utilizado, Lamia, es un sistema de alta disponibilidad basado en estándares del mercado que está integrado, tanto con la historia clínica informatizada como con el software de las farmacias.