Redacción Médica
21 de julio de 2018 | Actualizado: Viernes a las 18:30

Una técnica endoscópica elimina los cálculos en las glándulas salivares sin cirugía

Se trata de una sonda flexible con una microcámara que permite localizar y extraer las piedras

Miércoles, 06 de mayo de 2015, a las 18:55
Redacción. Madrid
Un equipo multidisciplinar de especialistas liderado por Carlos Cenjor ha aplicado con éxito, por primera vez en el Hospital General de Villalba, una técnica endoscópica que permite eliminar los cálculos en los conductos de las glándulas salivares (sialolitiasis) sin necesidad de recurrir a una cirugía abierta que, en muchas ocasiones, conllevaba la extirpación de las glándulas parótida y/o submaxilar.

Un equipo multidisciplinar de especialistas liderado por Carlos Cenjor ha realizado la intervención.

La técnica, denominada sialoendoscopia, consiste en la introducción por la papila del conducto salivar de una sonda flexible de 1,5 milímetros de diámetro (como un cabello) dotada de una microcámara a través de los conductos salivares para localizar, y en su caso extraer, las piedras que se forman ocasionalmente e interrumpen el flujo de la saliva, que suelen tener un diámetro de entre 3 y 5 milímetros.

El primero de los pacientes tratados con sialoendoscopia en el Hospital General de Villalba es un varón de unos 40 años que presentaba una sialolitiasis múltiple, mientras que el segundo de los casos ha sido el de una mujer de mediana edad que presentaba una infección de repetición en ambas glándulas parótidas. En este segundo caso la técnica ha sido empleada para diagnosticar la patología y, posteriormente, proceder a la limpieza de los conductos afectados.

Una intervención sin apenas efectos secundarios

“Esta técnica endoscópica presenta numerosas ventajas para los pacientes, ya que al ser mínimamente invasiva evita todos los inconvenientes de la cirugía y permite resolver el problema, en la mayoría de los casos, sin efectos secundarios reseñables, sin olvidar que estamos ante un procedimiento ambulatorio”, señala Carlos Cenjor, responsable de la Unidad de Sialoendoscopia del Hospital Universitario Fundación Jiménez Díaz y del Hospital General de Villalba.