Redacción Médica
23 de septiembre de 2018 | Actualizado: Domingo a las 18:00

El Ejecutivo vasco pide al Constitucional que levante la suspensión de su decreto sanitario

Para garantizar que no habrá copago al menos para irregulares, pensionistas y crónicos

Martes, 02 de octubre de 2012, a las 23:48

Patxi López.

Redacción. Bilbao
El Ejecutivo vasco ha pedido al Tribunal Constitucional, en sus alegaciones, que levante la suspensión de su decreto que evitaba el copago farmacéutico, y que lo haga antes del transcurso de los cinco meses inicialmente previstos para ello. En caso de que no proceda al levantamiento total de la suspensión de la norma vasca, solicita su levantamiento parcial, en concreto de los artículos 2 y 8, que se refieren a los extranjeros sin autorización de residencia en España, los pensionistas y los enfermos crónicos.

El Gobierno de Patxi López ha destacado que el ahorro derivado de la “desasistencia” de los colectivos excluidos sería del 0,2 del presupuestos sanitario del Gobierno, mientras que el riesgo de epidemias aumentaría considerablemente, ya que los inmigrantes son los más afectados por patologías infecciosas, lo que podría llevar a “un estado de alarma social por deterioro de la salud pública”. Asimismo, advierte de que el gasto para combatir estas epidemias aumentaría “enormemente”.

En el escrito de alegaciones definitivo al conflicto positivo de competencias planteado por el Gobierno de Mariano Rajoy contra el Decreto 114/2012 sobre régimen de las prestaciones sanitarias reclama al Constitucional que lo admita, dicte sentencia en la que desestime el conflicto de competencias y declare la constitucionalidad de los artículos 1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8.1, 8.2 y Disposición final primera del Decreto 114/2012 de 26 de junio.

Las alegaciones destacan que la suspensión es una medida “excepcional” que requiere que el Gobierno central “aporte argumentos y razones que justifiquen” que, si no se prolonga la suspensión, “se producirían graves perjuicios para el interés general”, que deben ser  “ciertos y constatables, y no futuros o hipotéticos”.