13 nov 2018 | Actualizado: 21:20

‘Discapacidad en Lucha’ pide a la Generalitat que revoque el recorte a centros y servicios

El colectivo denuncia que supondrá una merma en la calidad de la atención

Miércoles, 06 de marzo de 2013, a las 18:13

Redacción. Valencia
El movimiento ‘Discapacidad en lucha’ (DeL), que une a trabajadores, familiares y usuarios, ha solicitado a la Generalitat Valenciana que revoque el recorte de entre el 9 y el 13 por ciento que la Consejería de Bienestar Social aplicará al presupuesto de 2013 para el sector de atención a personas con discapacidad, enfermedad mental y diversidad funcional, y que obligará a la “coparticipación de los usuarios en la financiación del coste del servicio por su atención”. Esto puede suponer, según la asociación, “más de 300 euros mensuales” para las familias.

Marco Fornes y Loren Pérez.

Así, el movimiento ha anunciado una serie de acciones, para “mostrar a la sociedad y a la consejera” (Asunción Sánchez Zaplana) su labor diaria. Asimismo, han presentado a la Consejería un documento en el que plasman las principales reivindicaciones de un sector que, recuerdan, engloba a cerca de 2.600 empleados y 14.000 usuarios y sus familias. Entre otros aspectos, reclaman que la Generalitat liquide las deudas que mantiene con los centros de atención temprana, viviendas tuteladas y programas de ocio e inserción social; revocar el recorte de entre el 9 y el 13 por ciento en las subvenciones presupuestadas para 2013; garantizar un sistema de financiación estable vía conciertos; anular la reducción del 35 por ciento en la financiación de los centros especiales de empleo para 2013 y reinstaurar la gratuidad en los medicamentos y ayudas ortopédicas.

Estos recortes traerán “la disminución de servicios y de su calidad”, así como “más expedientes de regulación de empleo” en un sector que ya lleva tiempo soportando “despidos”, han alertado. La “coparticipación” en el coste del servicio, además, puede suponer más de 300 euros mensuales para cada persona que haga uso de alguno de estos centros, han advertido. “Quienes no puedan pagarlo, volverán a recluirse en casa”, han lamentado. Muchos centros que estaban financiados por concierto vuelven este año a la subvención o líneas de ayuda, han criticado. “Es retroceder 30 años en el sector”.