17 nov 2018 | Actualizado: 19:00
Lunes, 08 de abril de 2013, a las 23:13

Redacción. Oviedo
La consejera de Bienestar Social y Vivienda del Principado, Esther Díaz, ha defendido este lunes la limitación de la ayuda a domicilio ordinaria a 20 horas mensuales para equipararla con el tiempo de atención domiciliaria previsto para dependientes de grado 1.

Esther Díaz, consejera de Bienestar.

Y es que, aunque reconoce que el óptimo sería poder dedicar más tiempo, la consejera incide en que desde el Gobierno autonómico no pueden asumir todo el coste de los recortes del Ejecutivo de Mariano Rajoy, cuya aportación a los servicios sociales en Asturias ha descendido en más de 14 millones de euros, principalmente en materia de dependencia, en planes concertados y en su contribución al servicio de teleasistencia municipal.

“No podremos llegar a tapar toda la situación”, ha apuntado, incidiendo en que la Administración asturiana busca “equilibrio y justicia” para evitar un “agravio comparativo” a que quienes tienen reconocido un derecho subjetivo en base a la Ley de la Dependencia, con el propósito de que “no tengan menor intensidad en el tiempo de asistencia que quienes no lo tienen reconocido”. Además, la consejera ha señalado durante la comisión, en respuesta a la diputada de Foro Esther Landa, que la cifra ofrecida por el Imserso en el mes de marzo “se acerca bastante a la realidad” y sitúa en 3.644 el número de beneficiarios de la Ley de Dependencia pendientes de prestación o servicio.

Del mismo modo, ha comentado que unas 2.500 personas que ya reciben la prestación aun no la tienen oficialmente reconocida, por lo que se encuentran administrativamente “en el limbo”. Además, en declaraciones a los medios tras la sesión, Esther Díaz ha confirmado que actualmente 15.566 personas perciben una prestación o servicio en el Principado al amparo de la Ley de Dependencia.