Redacción Médica
17 de julio de 2018 | Actualizado: Lunes a las 20:10

Dependencia: la región reduce la lista de espera en 2.600 usuarios en seis meses

En la comunidad hay 84.774 solicitudes de dependencia activas y 4.501 solicitudes pendientes de valorar

Lunes, 18 de enero de 2016, a las 14:07
Redacción. Toledo
La Consejería de Bienestar Social de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha ha reducido en 2.600 expedientes la lista de espera en dependencia en seis meses, un tiempo en el que la región cuenta con 2.100 beneficiarios más de prestaciones, hasta los 36.796, que reciben 48.863 ayudas.

La consejera de Bienestar Social de Castilla-La Mancha, Aurelia Sánchez.

Estos datos los ha aportado la consejera de Bienestar Social de Castilla-La Mancha, Aurelia Sánchez, quien afirma que, cuando tomó posesión del cargo, la situación del sistema de dependencia era "alarmante" y los profesionales del sector "transmitían la sensación de haber pasado un momento de soledad, hasta de tristeza", que asegura que se ha convertido en "expectativas positivas y de ilusión". Para ilustrar esta afirmación, sostiene que, hace seis meses la lista de espera era de 26.000 expedientes, mientras que a día de hoy se ha reducido en 2.600, con 2.100 beneficiarios más de prestaciones.

De hecho, según los datos a 31 de diciembre de 2015, en Castilla-La Mancha hay 84.774 solicitudes de dependencia activas y 4.501 solicitudes pendientes de valorar, al tiempo que existen 24.305 expedientes pendientes de Programa Individual de Atención (PIA), de los cuales 4.740 son personas con gran dependencia (grado III) o dependencia severa (grado II), y el resto son personas con dependencia moderada (grado I).

Además, en la región un total de 36.796 personas son beneficiarios de algún tipo de prestación por dependencia y reciben un total de 48.863 ayudas, como la prestación económica para cuidados en el entorno familiar (15.565); atención residencial (10.493); ayuda a domicilio (8.163) o teleasistencia (5.217).

"Los datos son positivos, estamos consiguiendo mejorar el sistema de dependencia", defiende Sánchez, que afirma que Castilla-La Mancha fue "pionero desde su creación en 2007 y entonces, el Observatorio de la Dependencia nos daba un notable, pero cuando llegamos (hace seis meses) el sistema de dependencia había suspendido y eso no lo podemos permitir". Por ello, insiste en que el Gobierno regional quiere "mejorar el sistema, sobre todo para dar mejor asistencia a la gente".

Para lograrlo, explica Sánchez, la Consejería de Bienestar Social puso en marcha en julio de 2015 un plan de mejora del sistema de dependencia que tenía "muchos ejes", el primero de todos "dar seguridad legal al sistema de dependencia", pues apunta que el Tribunal Superior de Justicia de Castilla-La Mancha anuló la orden sobre el catálogo de servicios y prestaciones económicas del sistema de dependencia.

Además, añade que "se incrementaron todos los recursos humanos en todas las direcciones provinciales" para poder tramitar los expedientes pendientes, se "propuso la eliminación de tasas" y se "involucró y comprometió a todos los funcionarios".

Recuerda, asimismo, que el 1 de julio, pasarán a ser beneficiarios del sistema de dependencia los dependientes moderados, a quienes "hay que valorar, tramitar el expediente y dar una prestación", que según calcula, en muchos casos será ayuda a domicilio, teleasistencia o tratamientos ambulatorios. "Estamos trabajando muy duro en esta Consejería y poniendo mucho corazón", afirma la consejera, que también felicita a la Plataforma en Defensa de la Dependencia en Castilla-La Mancha, que "ha hecho un trabajo muy importante en estos cuatro años".