Redacción Médica
23 de julio de 2018 | Actualizado: Domingo a las 19:30
Lunes, 01 de abril de 2013, a las 13:58

Redacción. Barcelona
El uso de la píldora del 'día después', anticonceptivo de emergencia, ha caído un 46,9 por ciento en centros de atención primaria (CAP) y farmacias catalanas desde 2010, cuando entró en vigor la reforma de la ley del aborto que preveía una intensificación de los programas de educación sanitaria anticonceptiva.

Joaquim Casanovas, gerente del ICS.

El recuento de datos de la Consejería de Salud de la Generalitat muestran que las píldoras de 'Levonorgestrel' distribuidas han pasado de 134.563 en 2010 a 71.413 en 2012, la mayoría de las cuales vendidas en boticas.

Las farmacias distribuyeron el año pasado 67.948 de estas píldoras, respecto a las 108.295 vendidas en 2010, después de que en septiembre de 2009 se empezara a comercializar este fármaco de emergencia en las boticas de toda España, lo que significa una bajada del 59,3 por ciento en dos años.

 Los datos, que indican que en 2011 las píldoras comercializadas en las farmacias catalanas fueron 82.841, apuntan a una "estabilización" de la demanda por varios factores, ha explicado el jefe de la Sección de Atención Farmacéutica y Utilización del Medicamento de la Consejería de Salud de la Generalitat, Manel Rabanal.

El directivo de Salud ha atribuido la bajada a un efecto normal tras la "publicidad y boom" que vivió la píldora del 'día siguiente' en 2009, con el inicio de su comercialización en farmacias, y también al efecto de la reforma de la Ley de Salud Sexual y Reproductiva, que prevé campañas de educación sobre los anticonceptivos y la píldora como una fórmula de emergencia.

"El contexto de crisis también ha tenido que ver con que la gente tome precauciones", ha resaltado Rabanal, quien ha añadido que poco a poco se está llevando a cabo un consumo moderado, en que el lugar estrella de su compra es la farmacia por la mayor discreción que facilita al usuario.

La coordinadora de la Asociación de Planificación Familiar de Cataluña y Baleares, Silvia Aldavert, ha alegado la entrada en vigor de la 'ley Aído', en julio de 2010, como la principal causa de esta estabilización por las campañas de sensibilización y la bajada del precio de las pastillas anticonceptivas cubiertas por el sistema público.

Tras considerar que, igualmente, estas medidas son "insuficientes", ha aplaudido que han conllevado un refuerzo de las conductas preventivas, y ha descartado que el acceso al aborto libre hasta la semana 14 en ningún caso tiene que ver con la bajada de la demanda de la píldora del 'día siguiente', lo que también ha suscrito Rabanal.

En los Programas de Atención a la Salud Sexual y Reproductiva en CAP la distribución de píldoras, que en Cataluña empezó de forma pionera en 2005, la distribución de la píldora ha pasado de 26.268 pastillas en 2010, a 13.234 en 2011 y 3.465 en 2012, lo que significa una reducción de más del 700 por ciento.

Ambos expertos lo atribuyen a la búsqueda de "discreción y confidencialidad", porque en el centro sanitario la usuaria debe tomarse la pastilla delante del médico o la enfermera, mientras que en la farmacia Rabanal manifiesta la sospecha de que a menudo es un familiar o la pareja de la mujer quien compra la pastilla. De las usuarias de la píldora en CAP, el 42,9 por ciento de las usuarias, la mayoría, tienen entre 15 a 19 años, mientras que un 23,2 son de la franja de 20 a 24 años, según datos de Salud adjuntos a una respuesta parlamentaria.

Salud calcula que cerca de un 30 por ciento de las usuarias de la píldora en los ambulatorios repite, y de este grupo un 68 por ciento lo hace solo una vez, mientras que cerca de un 32 la consume dos o más veces, según los citados datos. La Consejería tiene detectado este fenómeno y trata de mitigarlo con "educación sanitaria y pedagógica" para que las jóvenes comprendan la necesidad de utilizar este método como algo extremo.