Redacción Médica
20 de septiembre de 2018 | Actualizado: Jueves a las 17:20

Bruselas señala a las derivaciones como punto flaco de la Primaria

Recomienda comparar los servicios de Primaria de los diferentes países para “compartir las mejores prácticas” asistenciales

Martes, 15 de julio de 2014, a las 18:44
Eduardo Ortega Socorro. Madrid
La Comisión Europea, en su estrategia de analizar y mejorar la Atención Primaria (AP) a escala continental, llama a evaluar la efectividad de las derivaciones a otras especialidades desde este piso asistencial, con el fin de poder mejorarlas.

Fernando Lamata.

Además, el Panel de Expertos formado por la Comisión para analizar la AP europea también recomienda que se definan los roles y la composición de los equipos interprofesionales en este ámbito, que incluyen, dentistas, dietistas, médicos generales y de familia, enfermeras, terapeutas ocupacionales, optometrista, farmacéuticos, fisioterapéuticas y psicólogos y trabajadores sociales.

Además, estos expertos, entre los que se encuentra el español Fernando Lamata, recomiendan comparar los servicios de Primaria de los diferentes países para “compartir las mejores prácticas” y extenderlas.

Incentivos

Estas recomendaciones se añaden en la versión final del documento ‘Definition of a frame of reference in relation to primary care with a special emphasis on financing systems and referral systems ‘, que ya ha pasado por la fase de consulta pública (en la que han participado 59 organizaciones), en la que se le han añadido los elementos comentados.
Como ya contó Redacción Médica, en términos generales el documento hace énfasis en abordar “condiciones laborales atractivas”, “habilidades adecuadas en equipos interprofesionales”, y “pago de incentivos que mejoren la calidad asistencial” en ámbito de Primaria.

En esta línea, se recomienda “el intercambio estimulante” de las mejores prácticas hasta el punto de poder crear una ‘comunidad europea de aprendizaje en AP’. La mejora continua de las condiciones asistenciales debe pasar por “monitorizarlas” mediante métodos comparativos e indicadores. Pero no solo el Gobierno en cuestión o los profesionales han de estar implicados, el comité de expertos aconseja “colaboraciones entre pacientes, proveedores (Gobiernos) y profesionales” para culminar objetivos. Sin embargo, llaman la atención sobre los incentivos económicos: por sí mismos, no pueden conseguir eficacia en las “direcciones correctas” sino que deben estar “acompañados” por otras “herramientas”, como la monitorización y la retroalimentación entre profesionales. Por otro lado, apunta como “cuestión crítica” el papel de los incentivos individuales y lo grupales.

A nivel estatal, las diferencias entre el pago de incentivos es “significativa”, según el análisis europeo. Los rangos van del 1 al 25 por ciento, si bien, recalca, los porcentajes más elevados son “mucho menos comunes” que los más bajos. El grado de éxito no ha podido ser evaluable para estos expertos porque, explican, “los métodos de evaluación de los países son limitados”. Del estudio se desprende, sin embargo, que el pago “por resultados” puede llegar a ser la mejor manera de alcanzar los retos sanitarios.

ENLACES RELACIONADOS

Acceda a la versión final del informe de la Comisión Europea.

Incentivar al médico, clave en la reforma de AP (18/03/2014)