Redacción Médica
17 de julio de 2018 | Actualizado: Martes a las 18:45

Aragón y Castilla-La Mancha llegan a un acuerdo sobre atención sanitaria

El cumplimiento del objetivo de déficit por parte de ambas comunidades “hace posible resolver el conflicto”

Jueves, 04 de abril de 2013, a las 11:33

Redacción. Zaragoza
Las consejerías de Sanidad de Aragón y Castilla-La Mancha han llegado a un principio de acuerdo sobre la atención sanitaria en las zonas fronterizas, que se hará oficial en los próximos días.

Ricardo Oliván y José Ignacio Echániz.

Ambos departamentos están ultimando un convenio para la atención sanitaria de los ciudadanos de ambas comunidades, tanto en primaria como en especializada y urgencias, y que no exista ningún tipo de problema en la derivación de pacientes de zonas fronterizas a hospitales de una y otra autonomía.

Los consejeros de Aragón, Ricardo Oliván, y de Castilla-La Mancha, José Ignacio Echániz, han mantenido conversaciones personales durante estas últimas semanas para facilitar que los pacientes de ambas comunidades sigan siendo atendidos en los lugares más cercanos a sus domicilios. Uno de los objetivos es "evitar que quienes viven en zonas fronterizas deban desplazarse a centros sanitarios de su propia comunidad, pero más lejanos a sus localidades".

El ejecutivo aragonés ha agregado que la "enorme" deuda sanitaria generada por los anteriores gobiernos regionales había dificultado la derivación de pacientes, ya que carecían de fondos para afrontar los pagos. Ahora, el cumplimiento del objetivo de déficit por parte de ambas comunidades "hace posible resolver el conflicto".

Fuentes de ambas consejerías han confirmado que se está ultimando un acuerdo global, que se hará oficial en los próximos días. La implicación personal de los consejeros de ambas comunidades ha facilitado una solución que facilita la asistencia a vecinos de la zona fronteriza entre Aragón y Castilla-La Mancha.

Un acuerdo que beneficiará "especialmente" a los pacientes del norte de Guadalajara, que en algunos casos han sido derivados a otros centros sanitarios de Castilla-La Mancha, alejados de sus municipios.