17 nov 2018 | Actualizado: 11:55

Alcer teme que la falta de subvenciones rompa la continuidad de sus servicios

Esta patología `silenciosa´ que afecta al 10% de la población española, está infradiagnosticada y se manifiesta en estadios muy avanzados

Viernes, 15 de noviembre de 2013, a las 11:03

Redacción. La Rioja
La Asociación para la Lucha Contra las Enfermedades del Riñón (Alcer) ha reunido a pacientes renales, familiares y profesionales para dar a conocer aspectos socio-sanitarios relacionados con la enfermedad renal crónica (ERC), avances tecnológicos así como los tratamientos disponibles, con el objetivo de prevenir y diagnosticar precozmente la enfermedad evitando la progresión de la misma.

Javier Cordón, presidente de Alcer Rioja.

A la cita, que se ha desarrollado en el Hospital San Pedro de La Rioja con motivo de la XI Jornada Autonómica de Enfermos Renales, han acudido expertos como Manuel Arias Rodríguez, jefe del Servicio de Nefrología del Hospital de Valdecilla y presidente de la Sociedad Española de Trasplantes (SET), y la doctora Enma Huarte Loza, jefe de Sección de Nefrología del Hospital San Pedro.

Por su parte el presidente de Alcer Rioja, Javier Cordón, ha señalado que “esta clase de encuentros permite un acercamiento entre profesional y afectado, además de recibir  información de las distintas novedades de tratamientos, investigaciones y hábitos de vida. Gracias a estos temas que abordamos, damos respuesta a las consultas habituales que recibimos, como la evolución de la enfermedad, la opción de diálisis más apropiada, hábitos saludables y cómo afrontar el trasplante, entre otros temas”. Tras ello Javier Cordón ha destacado que teme por la continuidad de estos servicios ya que “dados los recortes y la disminución de las subvenciones es más difícil seguir ofreciéndolos”.

La ERC es una patología considerada `silenciosa´, ya que la mayoría de las personas que la padecen lo desconocen y se suele manifestar cuando se encuentra en estadios muy avanzados.  La enfermedad ocurre cuando la función renal disminuye debido a la dificultad del organismo para producir vitamina D activa, viéndose afectados los mecanismos que regulan la absorción del calcio y fósforo. Esto provoca debilidad ósea y acumulación de calcio en sangre, que puede degenerar en enfermedades cardiovasculares como infarto de miocardio. Por ello, los expertos reunidos durante las jornadas se han centrado en trasladar la importancia de la prevención y en conseguir un diagnóstico precoz que frenaría la progresión de esta enfermedad.  Esta patología afecta a un 10% de la población española y mantiene en diálisis a 25.000 pacientes en España.