La Revista

El Puerta de Hierro puso en marcha en 2018 un programa para mujeres con problemas emocionales durante este proceso

"Infelicidad" en gestantes: ¿cómo es la terapia grupal para embarazadas?
Maruja Palanca, jefa de Sección de Psiquiatría Infantil y del Adolescente del Hospital Universitario Puerta de Hierro y Mónica Díaz, psicóloga clínica.


24 sep 2022. 18.10H
SE LEE EN 5 minutos
El Hospital Puerta de Hierro de Majadahonda se convirtió en 2009 en uno de los centros pioneros en España tras poner en marcha el Programa de Psiquiatría y Salud Mental Perinatal. Un proyecto que se sostiene en cuatro pilares básicos: formación, investigación, coordinación entre profesionales sanitarios y asistencia clínica. A través de él, las mujeres gestantes que sufrían ansiedad y problemas de salud mental a raíz del embarazo, encontraron una “salvación” en la terapia individual que ofrecía el hospital, incluido en este programa. 

Sin embargo, en 2018, gracias al empeño de una psiquiatra, Maruja Palanca, y una psicóloga clínica, Mónica Díaz de Neira, decidieron ir más allá y abrir una nueva vía, realizando también sesiones en grupo. Por logística, la psiquiatra se comenzó a encargar exclusivamente de las sesiones individuales con aquellas mujeres que necesitaban una terapia más personal o eran susceptibles a necesitar medicación.

Mientras, Díaz, psicóloga también de la Unidad de Psicología de Niños y Adolescentes del Puerta de Hierro, sería la encargada de las sesiones grupales. “Hay cuatro grupos diferentes con los que hago este tipo de terapia”, explica a Redacción Médica. Psicoterapia para embarazadas, para madres y bebés postparto, duelo perinatal y neonatales son los cuatro que lo conforman.

Terapia grupal para mujeres gestantes y postparto


El primero de ellos, el grupo para mujeres embarazadas, está formado, tal y como explica la psicóloga a este periódico, por aquellas gestantes con malestar durante el embarazo. “Suelen ser mujeres que llevan detrás una historia muy larga de infertilidad, o que están viviendo la ruptura con sus parejas durante el embarazo o la muerte de un ser querido”, señala Díaz como los principales motivos por los que estas gestantes deciden acudir a terapia. “En este grupo también me encuentro con mujeres que tienen dudas sobre querer ser madres o miedo al parto”, asegura, admitiendo que “ningún caso es más frecuente que otro porque cada una de ellas tiene su historia”.

De las 70 mujeres que atienden al año, un 60 por ciento se decantan por esta terapia grupal. “Se puede estar embarazada y no tener que estar feliz todo el día, siempre se nos vende que el embarazo tiene que ser un momento de felicidad plena”, subraya la psicóloga, confesando que este grupo “es muy importante para ellas” precisamente por esa razón: conectar con otras mujeres que están en la misma situación. 


"Siempre se vincula el embarazo a un momento de felicidad plena. Y se puede estar embarazada y no ser feliz"



“Con ellas intento que pierdan esa angustia que sienten y que puedan hacer hueco a la parte bonita que conlleva tener un bebé”, explica, añadiendo que “con estas mujeres trabaja para que no vean el proceso como un trauma y ayudarlas a que se vinculen con ese bebé también durante el embarazo”.

En cuanto al segundo grupo, el de postparto, "las madres vienen acompañadas de sus bebés". "Son mujeres que, por regla general, han estado en el grupo de gestantes, y que por tanto, ya conocemos y sabemos que tienen riesgo de sufruir depresión postparto", apunta, aunque señala que en muchas ocasiones también son las matronas las que dan la voz de alarma. "Ellas nos informan de aquellas madres que no se terminan de hacer con el bebé o los bebés que son muy irritables al principio", señala. Posteriomente, evaluan si necesitan terapia y de qué tipo. "En este grupo se intenta fomentar el vínculo y apego entre madre e hijo", explica.
 

Terapia duelo perinatal: ¿en qué consiste?


Mientras, en el grupo neonatal, Díaz se coordina con los neonatólogos e intenta dar soporte a aquellas familias que "necesitan ayuda a la hora de generar un apego con el bebé".

Por último, el grupo que cuenta con las historias más duras y dolorosas es el del duelo. En él está permitido que la mujer acuda con su pareja (en los dos primeros no) "y también suelen ser pacientes que ya conocemos", apunta la psicóloga. "Les ayudamos a transitar el duelo e integrar esa pérdida dolorosa en su vida", explica, admitiendo que todavía sigue siendo un tema tabú para muchas familias hablar de ello, "porque está fuera de nuestro esquema vital; un bebé siempre se vincula con vida, no con muerte". "Con este grupo las familias sienten que tienen un hueco para hablar de su bebé y poder recordarles", afirma. 
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.