Redacción Médica
20 de septiembre de 2018 | Actualizado: Jueves a las 14:35
Autonomías > C. Valenciana

Vinalopó opera casi 50 días antes que el resto de hospitales valencianos

Todos los centros gestionados por Ribera Salud tienen listas de espera y estancias hospitalarias más cortas

Alberto de Rosa, consejero delegado de Ribera Salud.
Vinalopó opera casi 50 días antes que el resto de hospitales valencianos
Redacción
Lunes, 30 de mayo de 2016, a las 19:00
Todos los hospitales del grupo Ribera mejoran la media de demora quirúrgica de la Comunidad Valenciana. Así, si la región ostenta 77 días, el Hospital de La Ribera la sitúa en 48. Asimismo, el centro de Torrevieja está en 35 días de media y el Hospital Clínico de Vinalopó en 31. Por otro lado, el hospital de Dénia, participado por el citado grupo y por DKV, presenta una espera de 56 días.

Los datos, además, no son del propio grupo concesionario sino que provienen del estudio que realiza el Servicio de Análisis de Sistemas de Información Sanitaria, dependiente de la Consejería de Sanidad, lo que disipa cualquier duda sobre su objetividad. Unos resultados que conviven con la intención del Gobierno valenciano de acabar con los conciertos para recuperar la gestión directa de estos centros.

Del mismo modo, todos los centros gestionados por Ribera Salud muestran mejores datos en estancia media de los pacientes. En el casi del Hospital de La Ribera, el dato es de 4,79 días, mientras que la Comunidad Valenciana tiene la media de 5,78 días. Para el Hospital de Torrevieja es de 4,93 días y el Clínico de Vinalopó se sitúa en 4,79 días de estancia media. En el caso del Hospital de Dénia es el que muestra una cifra más similar a la regional, aunque sigue siendo inferior: 5,75 días.

El objetivo de Ximo Puig por acabar con todos los conciertos y apostar por la gestión directa tendría en el citado documento un hábil aliado. Sin embargo, no son pocos los que afirman que las maltrechas cuentas valencianas son un enorme hándicap para este fin, además de que con informes como los citados al comienzo de la información queda patente que parte de la gestión sanitaria meramente pública tiene todavía alguna asignatura pendiente.