Redacción Médica
23 de septiembre de 2018 | Actualizado: Domingo a las 18:00
Autonomías > País Vasco

País Vasco equipara el cigarrillo electrónico con el tabaco

La cámara aprueba por la Ley de adicciones que equipara a todos los efectos el 'vapeo' con el tabaco

El diputado del PNV, Luis Javier Tellería.
País Vasco equipara el cigarrillo electrónico con el tabaco
Sergio López
Jueves, 07 de abril de 2016, a las 11:00
El Parlamento Vasco ha aprobado este jueves con una amplísima mayoría la nueva Ley de adicciones. La norma va más allá de sustancias como tabaco, alcohol y estupefacientes, ya que equipara el cigarrillo electrónico con el tabaco y regulará, por primera vez, las llamadas “adicciones comportamentales”, tales como el juego.

La Ley, que contiene 96 artículos, plantea un modelo de atención integral a la drogodependencia, que comienza con la prevención y la educación. Según ha recordado el diputado del PNV Luis Javier Tellería, los consumos que entra a regular la Ley  generan adicciones que “anulan la libertad individual y crean conflictos sociales y familiares” y, por tanto “no deben dejar de ser atendidos por las instituciones públicas”.

El cigarrillo electrónico tendrá la misma regulación que el tabaco: se prohíbe su consumo en todos los establecimientos públicos y solo se podrá vapear en la calle o en el ámbito privado. Por otra parte, y a pesar de la oposición del PP en este punto, se regulan los clubes de cannabis para que puedan quedar legalmente constituidos, aunque se deja para un futuro el desarrollo de su reglamento.

Por lo demás, la norma ha contado con un amplísimo consenso en la cámara, tras incorporar enmiendas de casi todos los grupos parlamentarios: 73 votos a favor y una sola abstención, la del diputado Gorka Maneiro, de UPyD.

Los trabajos de la ponencia sobre la Ley de adicciones comenzaron a comienzos de 2015 en el seno de la Comisión de Sanidad, y en ese largo recorrido parlamentario se han limado algunos de los aspectos más polémicos de texto que remitió inicialmente el Gobierno.

Así, se suprime el punto 33.3 del mismo, con el que se buscaba combatir el botellón. La prohibición total de beber en la calle había generado polémica en el País Vasco, porque podría entenderse que también proscribía la extendida tradición de beber en la puerta de los bares. La regulación del alcohol en la vía pública queda en manos de los ayuntamientos.

En cuanto a las sociedades gastronómicas, se podrá fumar en sus locales o txokos, siempre que así lo decidan sus socios, ya que se consideran espacios privados. En una línea opuesta, el texto hace una mención específica a la prohibición de fumar en los palcos de los estadios y otros espacios reservados dentro de los lugares públicos.