El 'Código Infarto' de País Vasco consigue reducir un 4% la mortalidad

Su aplicación, que se puso en marcha hace cuatro años, ha permitido bajar los tiempos de actuación médica

La consejera de Salud, Nekane Murga.
El 'Código Infarto' de País Vasco consigue reducir un 4% la mortalidad
mié 29 enero 2020. 12.35H
La puesta en marcha hace cuatro años en País Vasco del Protocolo asistencial de tratamiento del IAM (Infarto Agudo de Miocardio) para la atención coordinada e integral de los pacientes que sufren esta patología, arroja un balance positivo en estos primeros años de funcionamiento.

Su aplicación ha permitido reducir los tiempos de actuación y, en consecuencia, disminuir la mortalidad por infarto agudo de miocardio en Euskadi, una de las enfermedades cardiovasculares mayor determinante de mortalidad en los países occidentales.

Así, antes del establecimiento del protocolo asistencial para el tratamiento del IAM, en Euskadi la mortalidad de los pacientes que sufrían esta dolencia era del 10,4 por ciento a los 180 días del episodio y actualmente se sitúa en 6,8 por ciento, para los 776 pacientes que sufrieron un infarto agudo de miocardio en 2019 en la comunidad. 

Pasa de 110 minutos de media a situarse en 81 minutos de actuación




Esta disminución en la mortalidad es consecuencia de la mejora en los tiempos de atención, que anteriormente se situaba en 110 minutos de media y que ha ido disminuyendo con la aplicación de este protocolo hasta situarse en hoy por hoy en 81 minutos, por debajo de los 90 minutos que recomiendan las guías clínicas, para que la supervivencia ante un infarto sea mayor.

Asimismo, este protocolo de actuación ha permitido, que en la actualidad, al haberse reducido los tiempos de atención, poder ofrecer la angioplastia primaria (apertura de la arteria obstruida con implantación de una pequeña prótesis conocida como “stent coronario” mediante cateterismo ) como primera elección y que esta sea accesible a toda la ciudadanía de Euskadi, garantizando así la equidad en el acceso a mejor terapia.

La consejera de Salud, Nekane Murga, ha destacado que la puesta en marcha de Protocolo asistencial de tratamiento del IAM ha supuesto una clara mejoría en la atención al infarto agudo de miocardio, reduciendo los tiempos de actuación y la mortalidad, logrando así, los objetivos marcados que están en consonancia con las estrategias y prioridades del Departamento de Salud y Osakidetza para
atención de las enfermedades cardiovasculares, recogidos en el Plan de Salud 2013-2020
.

A su vez, ha expresado el compromiso y el apoyo del Departamento de Salud a la Red Vasca Bihotzez para seguir trabajando y avanzando en la asistencia inmediata, homogénea y coordinada en Osakidetza para un manejo óptimo y cuidado del paciente con el objetivo de conseguir mejores resultados en salud y en la atención a las enfermedades cardiovasculares.

La consejera de salud, ha agradecido la importante labor de la red Bihotzez y todos los profesionales implicados en la atención a las enfermedades cardiovasculares. Precisamente, este esfuerzo y buen hacer ha sido reconocido por la Sociedad Española de Cardiología (SEC), mediante su programa SEC-EXCELENTE que premia la mejora de la calidad asistencial, ha certificado a la Red Asistencial Bihotzez como 'Sistema Regional de Atención al SCACEST', siendo la primera Red Asistencial de Atención al Infarto Agudo de Miocardio en todo el Estado en recibir dicha acreditación.


Proyecto Bihotzez


Este protocolo fue elaborado por un equipo multidisciplinar de Osakidetza que conforma la Red Vasca Asistencial Bihotzez, impulsada por el Departamento de Salud, e integrada por cardiólogos, hemodinamistas, urgenciologos de emergencias y hospitales, intensivistas y médicos de Atención Primaria de Osakidetza. En él se establece la vía clínica, indicaciones y procedimientos para la actuación coordinada e integral de los diferentes recursos sanitarios de Osakidetza implicados en la cadena de atención al infarto.

El proyecto cuenta con su propio sistema de información, lo que permite el registro y evaluación de la calidad de la atención, mediante el análisis continuo de los datos sobre los tiempos de actuación, proponiendo mejoras en aquellas áreas susceptibles de mejora.
Además, se encuentra en permanente revisión y actualización para seguir las directrices de las guías clínicas de referencia más recientes.

Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.