Redacción Médica
16 de julio de 2018 | Actualizado: Lunes a las 16:30
Autonomías > País Vasco

"Somos los que más gastamos en sanidad, pero no los más eficientes"

Laura Garrido, portavoz del PP en el Parlamento vasco, conversa con Redacción Médica sobre los retos sanitarios

Laura Garrido, portavoz sanitaria del Partido Popular en el Parlamento vasco.
"Somos los que más gastamos en sanidad, pero no los más eficientes"
Juanma Fernández
Jueves, 22 de diciembre de 2016, a las 09:10
Laura Garrido es portavoz del Partido Popular en la Comisión de Salud del Parlamento vasco. Licenciada en Derecho y en Ciencias Políticas, euskalduna, en 2009 su nombre sonó con fuerza para presidir el Parlamento de la región, si bien al final fue Arantza Quiroga la elegida. No por ello ha dejado de ser una de las políticas con más peso específico dentro del partido en la comunidad.

¿Qué espera de la nueva etapa de Jon Darpón al frente del departamento de Salud?

Parece que va a ser una legislatura bastante continuista donde no va a haber demasiados nuevos nombramientos.

Este martes se nombró a María Jesús Múgica como nueva directora de Osakidetza, ¿cómo lo valora?

Viene de dirigir los Recursos Humanos del organismo, por lo que espero que tenga especial sensibilidad con ese tema.

¿Entiende que la plantilla sanitaria es una de las prioridades de esta legislatura?

Se hace necesaria una planificación de recursos humanos desde el principio de la legislatura. También que la gestión de la sanidad se despolitice, que es un vicio que han adquirido los diferentes Gobiernos nacionalistas.

¿Qué otros retos tiene la región?

Planteamos un plan específico de cuidados asistenciales para crónicos, así como infraestructuras para estos. En Vitoria, por ejemplo, no hay camas para estos enfermos. También creemos que es importante apostar por la telemedicina, por rebajar las listas de espera, reordenar la Atención Primaria, conectar AP con la especializada e impulsar la Enfermería.

¿Considera que la sanidad vasca se gestiona de una manera eficiente?

No. Somos los que más gastamos y no estamos a la cabeza en eficiencia; eso hay que mejorarlo. El Gobierno está más preocupado por cuestiones identitarias y eso se ve reflejado en aquello donde tenemos las competencias transferidas.

¿Qué tal conviven con las posiciones del resto de fuerzas políticas?

Es importante desligar cuestiones que pueden contaminar el debate sanitario. En cualquier caso, el PP tiene su posición en Sanidad y puede coincidir con la de otras fuerzas políticas.

¿Qué le pide a su compañera de partido y actual ministra de Sanidad, Dolors Montserrat?

Que tenga claros los retos que tenemos como sociedad y que garantice la equidad. También que promueva un buen funcionamiento del Consejo Interterritorial porque es importante que potencie los órganos donde estamos representadas las comunidades autónomas.

¿Que sea una ministra catalana, región con un gran debate identitario, cree que puede facilitar esto?

No creo que eso sea relevante.

Podemos quiere que los directivos de la sanidad vasca no puedan ejercer simultáneamente en el sector público y privado, ¿apoyarán esa medida?

Habrá que esperar a que la presenten para ver qué dicen exactamente. Pero nosotros defendemos que la sanidad pública y privada son complementarias.

En Redacción Médica publicamos una información donde fuentes sanitarias de peso en el País Vasco admitían que las irregularidades del ‘Caso Margüello’ eran de sobras conocidas en toda la sanidad autonómica, ¿es así?

Yo presidí la Comisión de investigación y allí se vio claro que las irregularidades fueron a lo largo del tiempo y de forma reiterada, con situaciones como el aumento de tarifas sin justificación. Todo ello ocasionó un perjuicio económico y, desde luego, llama la atención que nadie se diera cuenta de lo que estaba pasando.

¿Qué esperan si finalmente la Justicia declara culpables a los acusados?

Que el PNV no mire para otro lado, que parece que es lo que está haciendo. No hay que olvidar que algunas de las personas que siguen en el departamento de Salud vasco negaron que esas posibles corruptelas estaban ocurriendo.

¿Cómo por ejemplo?

Guillermo Viñegra, actual viceconsejero. Aunque hay que decir que él no está encausado.