Esta reforma mejora las condiciones higiénico-sanitarias y ambientales del animalario

La Jiménez Díaz renueva su Departamento de Medicina y Cirugía Experimental
Carlos Castilla, jefe del Departamento de Medicina y Cirugía Experimental del IIS-FJD, junto a su equipo


16 dic 2020. 14.15H
SE LEE EN 4 minutos
El animalario del Departamento de Medicina y Cirugía Experimental del Instituto de Investigación Sanitaria de la Fundación Jiménez Díaz (IIS-FJD) ha sido reformado para mejorar el bienestar de las colonias de animales de experimentación que habitan en ella.

Carlos Castilla, jefe del Departamento de Medicina y Cirugía Experimental del IIS-FJD y director de la instalación:  “Las mejoras realizadas suponen una optimización del bienestar de los animales, que a su vez repercute en la obtención de datos de los procedimientos realizados en las instalaciones”.

Mejoras para el bienestar de las colonias de animales


Esta reforma ha consistido en el revestimiento en PVC de suelos y paredes y en la instalación de techos continuos, lo que ha permitido mejorar la seguridad y facilidad de desinfección del departamento para poder implementar protocolos de seguridad biológica. “También hemos terminado de dotar a las instalaciones de la infraestructura necesaria para la estabulación de animales en las mejores condiciones higiénico-sanitarias y ambientales”, detalla el especialista.

En este sentido, Carlos Carnero, supervisor del área y responsable de Bioseguridad en el departamento, incide en la importancia de que los animales estén estabulados en las condiciones que exige la legislación para cada especie, empleando las jaulas y módulos establecidos. En concreto, el IIS-FJD cuenta con la infraestructura y autorización necesarias para albergar roedores de diferentes estirpes, lagomorfos, cerdos y danio rerio (pez cebra).

Una importante labor de investigación


El quirófano experimental trabaja fundamentalmente con el sector de investigación en el desarrollo y puesta en marcha de los modelos experimentales necesarios para las diferentes líneas de investigación, así como en el seguimiento y toma de diferentes muestras biológicas en dichos modelos. Igualmente, tal y como explica el Castilla, “un pilar fundamental del departamento es la docencia, donde colaboramos de forma activa realizando cursos y semanarios para estudiantes de Medicina y Enfermería de la Universidad Autónoma de Madrid a los que, entre otras tareas, se les enseña a suturar en simuladores”.

Por su parte, Carnero comenta que estas instalaciones son, además, el primer eslabón para la puesta en marcha de nuevas técnicas y avances quirúrgicos en las diferentes especialidades. “Por ejemplo, hemos puesto a punto un modelo de aneurisma bilateral en carótida de cerdo para ensayar y realizar nuevos materiales de embolización, en el que hemos podido formar a más de 400 neurorradiólogos intervencionistas, tanto nacionales como internacionales”.

La ética y la bioseguridad, imprescindibles en la investigación con animales


Gran parte del trabajo de investigación con animales implica procedimientos sencillos que no producen dolor o sufrimiento significativo. Cuando se realizan procedimientos invasivos, como una cirugía, se trata a los animales con analgésicos y anestésicos para evitar todo tipo de daño. “La legislación española es muy estricta en este ámbito y obliga a justificar todo; y nosotros cumplimos todos los requisitos escrupulosamente”, indica Carnero.

“Nuestro departamento está adherido a la Confederación de Sociedades Científicas de España (COSCE), lo que implica una transparencia total y absoluta en todo aquello que se realiza en las instalaciones -añade el supervisor del área-. Todos los procedimientos deben ser autorizados por parte de la autoridad competente y evaluados por un órgano habilitado y supervisado por un comité de ética que vela por las buenas prácticas”.

“Todas las personas que trabajamos con animales tenemos pasión por ellos y buscamos siempre lo mejor para ellos, asegura Carlos Castilla, explicando que todos los miembros del departamento cumplen las “3 R: reducción, para utilizar el menor número de animales posible; refinamiento, a fin de usar las mejores técnicas que infrinjan el menor daño al animal; y, por último, reemplazo, para que, en caso necesario, se busquen métodos alternativos al uso de animales”.

Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.