La unidad aporta mejoras para el cuidado de los pacientes y facilita el trabajo de los profesionales sanitarios

El Ramón y Cajal inaugura una unidad de semicríticos de 30 puestos
Visita de consejero de Sanidad en funciones Enrique Ruiz Escudero a la Unidad de Semicríticos del Hospital Ramón y Cajal.


01 jun 2021. 16.30H
SE LEE EN 3 minutos
El Hospital Ramón y Cajal inaugura una unidad de semicríticos equipada con 30 puestos, que podrían ampliarse hasta 36, ha informado este martes el consejero en funciones de Sanidad, Enrique Ruiz Escudero, después de visitar las instalaciones.

En ellas la Comunidad ha invertido 3,8 millones de euros en 1.200 metros cuadrados. En servicio desde mediados de mayo, la unidad aporta mejoras para el cuidado de los pacientes y facilita el trabajo de los profesionales sanitarios. Está destinada al cuidado de pacientes que no requieren ingresar en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) pero sí precisan una vigilancia más estrecha de la que pueden recibir en una planta de hospitalización convencional.

De esta forma, este hospital público madrileño dispone de un total de 115 camas de críticos y semicríticos, entre la UCI, ampliada y renovada desde el pasado mes de febrero (38), la Unidad de Críticos Quirúrgicos (20), la Unidad Coronaria (13) y la Unidad de Cuidados Intensivos Pediátricos (8). La de Semicríticos, coordinada por el Servicio de Medicina Intensiva, nace con una vocación multidisciplinar y por ello integrará la Unidad de Ventilación Mecánica No-Invasiva, a cargo del Servicio de Neumología.

El jefe de Servicio de Medicina Intensiva del Hospital Universitario Ramón y Cajal, Raúl de Pablo Sánchez, ha explicado que "se trata de adecuar el escalón de cuidados administrados a un paciente entre la UCI y la planta de hospitalización que garantice, tanto la continuidad en la atención de calidad, como los recursos empleados en ésta".


¿Qué tecnología sanitaria incorporan estas nuevas unidades de semicríticos?


La Unidad de Semicríticos está situada en torno a dos controles de Enfermería dotados cada uno de ellos con puestos de preparación de medicación y almacenes, entre otras dependencias. Cuenta con tres boxes para 6 u 8 pacientes, así como 12 individuales con capacidad de reconvertirse en cuidados críticos dentro del Plan de Elasticidad por Covid-19.

De igual modo, en cada uno de los boxes hay instalados filtros HEPA, tanto en la impulsión como en la extracción, y cuentan con un diseño que les permite poder funcionar en depresión o sobrepresión respecto a las zonas generales.

Cada uno de los boxes está dotado de un sistema de vídeo-vigilancia compuesto por cámaras HD, que permite controlar la situación del paciente en todo momento. Para ello, los controles de Enfermería están dotados de un monitor central para la visualización de los principales parámetros, constantes e indicadores clínicos. También como novedad destaca que cada puesto lleva incorporado una columna con un brazo articulado de mayor utilidad para los profesionales.

Ampliación y renovación de la UCI 


Desde el pasado mes de febrero, el Hospital Universitario Ramón y Cajal cuenta con una UCI renovada y ampliada con 24 nuevos puestos, que se suman a las 14 camas de la antigua UCI que debido a la situación de la pandemia de Covid-19 se van a mantener.

La inversión en esta nueva infraestructura y la incorporación de una Unidad de Semicríticos refuerzan la capacidad de este hospital público de la Comunidad de Madrid para prestar atención especializada a enfermos críticos, en respuesta a las demandas asistenciales presentes y futuras derivadas de crisis sanitarias o emergencias.


Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.