Redacción Médica
19 de julio de 2018 | Actualizado: Miércoles a las 19:50
Autonomías > Madrid

Introducir antibióticos en el tejido óseo para abordar las infecciones

El Gregorio Marañón desarrolla un nuevo método para luchar contra las infecciones en las prótesis

Javier Vaquero Martín, Esther Carbó Laso y Pablo Sanz Ruiz.
Introducir antibióticos en el tejido óseo para abordar las infecciones
Redacción
Jueves, 13 de octubre de 2016, a las 16:50
Médicos del Servicio de Traumatología del Hospital Gregorio Marañón han desarrollado un nuevo método que permite introducir antibióticos en el cemento óseo utilizado para la fijación de implantes protésicos. Esta investigación ha obtenido el Premio de Investigación Básica en Cirugía Ortopédica y Traumatología 2016. Con este nuevo método se podrá introducir antibióticos en el cemento óseo para el abordaje de las infecciones más comunes en prótesis articulares.

La infección de prótesis articulares es una complicación grave, cuya prevalencia ha aumentado en las últimas décadas debido al creciente número de prótesis que se vienen implantando. Paralelamente, el aumento de la resistencia de los microorganismos a los antibióticos habituales y la complejidad de los pacientes hace que el tratamiento de las infecciones sea complejo y se haya originado la necesidad de investigar nuevas formas de tratamiento.

Ante esta situación, el Servicio de Traumatología del Hospital Gregorio Marañón ha desarrollado este nuevo método que supone un antes y un después en la práctica clínica. Algunos antibióticos de uso común en las infecciones de prótesis articulares deterioran las propiedades del cemento óseo hasta tal punto que hacen imposible su uso. Es el caso de la rifampicina, que es un antibiótico excelente en el tratamiento de las infecciones de prótesis articulares por estafilococos, pero afecta al cemento de las mismas.

Liberación de fármacos
 
Los traumatólogos del Hospital Gregorio Marañón, en colaboración con el Departamento de Ingeniería Mecánica de la Universidad Pontificia Comillas y el Instituto Inescop, han diseñado un método que aísla el antibiótico durante el proceso de polimerización del cemento óseo, cuando fragua, permitiéndole conservar sus propiedades físicas, sin que se vea afectado por el antibiótico.

La función principal del cemento óseo (polimetilmetacrilato) es la fijación de implantes protésicos, aunque su capacidad para liberar fármacos como pueden ser antibióticos, le hace un material muy interesante en el tratamiento de la infección de prótesis articulares. Cuando hay una infección crónica de una prótesis articular, ésta se retira y se coloca en su lugar un espaciador de cemento óseo cargado con altas dosis de antibióticos.
 
Su liberación permite alcanzar concentraciones locales de antibiótico mucho mayores a las obtenidas cuando se administran por otras vías, consiguiendo así alcanzar la concentración mínima bactericida y curar la infección. Se estima que la infección se da en el 1% de las prótesis totales de cadera, alcanza el 2% de las de rodilla, ascendiendo a entre 5 y el 12% tras las cirugías de revisión protésica.

Proyecto premiado
 
Esther Carbó Laso, Pablo Sanz Ruiz y Javier Vaquero Martín han recibido por este trabajo titulado Nuevo método de liberación de antibióticos del cemento óseo (polimetilmetracrilato): redefiniendo los límites, el Premio Fundación SECOT de Investigación Básica en Cirugía Ortopédica y Traumatología, que se entregará en el Congreso Nacional el 30 de septiembre días en La Coruña. El artículo será publicado en la revista de la Sociedad Española de Cirugía Ortopédica y Traumatología.
 
El proyecto forma parte de una línea de investigación sobre cemento acrílico llevada a cabo en el Servicio de Cirugía Ortopédica y Traumatología del Hospital Gregorio Marañón, que ha dado lugar a varias tesis y numerosas publicaciones. En 2015 consiguió la Ayuda a Proyecto de Inicio a la Investigación en Cirugía Ortopédica y Traumatología.