Redacción Médica
23 de julio de 2018 | Actualizado: Lunes a las 17:30
Autonomías > Galicia

Aboal: "En Galicia luchamos contra la muerte súbita con drones"

El director general de Asistencia Sanitaria del Sergas nos habla de los objetivos para la nueva legislatura

El director general de Asistencia Sanitaria de Galicia, Jorge Aboal, durante una entrevista con Redacción Médica.
Javier Roibás
Joana Huertas
Martes, 13 de diciembre de 2016, a las 09:20
En una sala reservada para entrevistas en el madrileño Auditorio Rafael del Pino, en medio de unas jornadas sobre la creación de valor en el sistema sanitario, el director general de Asistencia Sanitaria de Galicia, Jorge Aboal, recibe a Redacción Médica para hablar de los objetivos del Sergas para la nueva legislatura y de algunos planes que se están desarrollando en la comunidad. 

Jorge Aboal durante la entrevista con 'Redacción Médica'

Jorge Aboal durante la entrevista con 'Redacción Médica'

¿Cuáles son los objetivos de cara a los próximos cuatro años en la sanidad gallega?

Comenzamos una legislatura y creo que el gran reto que tenemos enfrente es, cómo no, que también está a nivel nacional, la cronicidad y el cuidado de los pacientes crónicos. Galicia es una comunidad que cuenta con el 25 por ciento de su población mayor de 65 años, y de todos es sabido que las personas mayores son más demandantes de recursos sanitarios. Si pensamos que uno de cada cuatro gallegos es mayor de 65 años, tenemos que adecuar nuestro sistema sanitario a lo que nos demanda la población, a lo que nos demandan las características demográficas, que es que hay pacientes crónicos y pacientes mayores.

Además de seguir haciendo la actividad asistencial a demanda en aquellos pacientes que se agudizan o en las patologías agudas, nos vamos a plantear un programa de asistencia a las personas mayores, a las personas con problemas crónicos. En Galicia hay una gran dispersión geográfica y muchos pacientes viven en el rural, por lo tanto consiste en acercar los servicios a donde están los ciudadanos y acercar la sanidad al rural, que sean los servicios sanitarios de forma proactiva los que tengan controlada a esta población.

Sobre acercarse al rural, ¿cómo es el plan de usar drones para paliar la incidencia de las muertes súbitas?

Según los datos que estamos obteniendo hay más muertes súbitas que accidentes de tráfico -gracias a las infraestructuras y a las campañas y demás-. La muerte súbita es una cuestión de tiempo. Cada minuto que pasa hay un 10 por ciento menos de posibilidades de recuperación. ¿Qué quiere decir esto? Que en 10 minutos, si no actúas, no tienes prácticamente ninguna posibilidad de recuperar a un paciente que ha sufrido una parada cardiorrespiratoria. El problema es que el servicio de emergencias, las ambulancias, que son los que llevan los recursos sanitarios para atender a las paradas cardiorrespiratorias, tardan en torno a unos 10 minutos en llegar, por lo tanto, ¿qué necesitamos? Necesitamos que la primera atención sea por lo que lo denominamos "el vecino", la persona cercana a ti, sea tu acompañante, un paseante... Alguien que sepa, que esté formado en reanimación cardiopulmonar y que pueda atenderte mientras no llega el servicio de emergencias.


"Hemos pensado que lo que se puede hacer es acercar el desfibrilador al paciente"


¿Qué es lo que hemos hecho? Hemos contado con los tres pilares. Por un lado el servicio de emergencias, que es el que va a coordinar a una red de voluntarios. Cuantos más voluntarios haya mejor, porque más gente se puede acercar a socorrerte en los primeros auxilios. En este caso hemos empezado con Cruz Roja, que tiene una red de voluntariado muy organizada y están formados en resucitación cardiopulmonar.

Otra pata del programa han sido las tecnologías de la información y comunicación. Hemos desarrollado una ‘app’ en donde si tu llamas al servicio de emergencia, este te geolocaliza y a través de la app geolocaliza a los voluntarios más cercanos y a los desfibriladores más cercanos, de tal manera que va a mandar a un voluntario para hacerte las maniobras de resucitación mientras otro va a por el desfibrilador más cercano. Todo esto mientras no llegue la ambulancia o el recurso de emergencias. ¿Qué sucede? Que esto se pude hacer en ciudades. Ahora el
plan piloto lo hacemos en Santiago, pero como Galicia tiene un rural grande... en el rural, de la que te acercas a por el desfibrilador y vuelves ya ha pasado un tiempo, o una ambulancia tarda en llegar... Entonces, hemos pensado que lo que puede acercarse es el desfibrilador a ti. Para eso, ya tenemos en proyecto la construcción de drones, que en realidad son desfibriladores, y es el desfibrilador el que se va a acercar a donde se ha producido la parada cardiorrespiratoria. El dron va a ser manejado por el servicio de emergencias y te va a ir explicando cómo tienes que utilizarlo. Realmente es sencillo, es poner dos parches y esperar a que el dron diga "dispara ahora" y disparas, y ya desfibrila.

En una población que un 25 por ciento es mayor de 65 años, ¿cómo es de difícil el llevar este tipo de proyectos? Y en cuanto a esos drones, ¿se establecerían como una especie de bases aéreas a lo largo del territorio?

Sí, eso estamos pensando. En aquellos lugares de difícil acceso, como en la costa. El dron viaja en línea recta a 100 km por hora, la costa gallega tiene muchos entrantes y salientes y para ir de una punta a otra tienes que hacer un gran recorrido. En cambio, si vas en línea recta llegas mucho más rápido. La idea es establecer unas bases y también que las ambulancias las lleven en el techo, de tal manera que cuando la ambulancia sale ya va lanzando el dron para que llegue antes.

La idea es que cuanto más gente esté formada mejor, aunque hayamos empezado por el 061 es importante formar a casi todo el mundo. El otro día estuvimos con la presentación con la Sociedad española de Cardiología, que también hemos ido de la mano en este proyecto, y nos contaban cosas como que en Dinamarca, para renovar el carnet de conducir hace falta hacer un curso de resucitación cardiopulmonar, si no lo haces no te lo renuevan. Que en Suecia, en estos últimos años, han formado a unos 3 millones de estudiantes en resucitación cardiopulmonar. La idea es que la persona próxima a ti pueda ayudarte en los primeros pasos de la resucitación cardiopulmonar.

¿Y se plantea algo en esa línea danesa, por ejemplo, de trabajar en conjunto con la Consejería de Educación?

Sí, sí. En este momento el 061 está haciendo una campaña formativa en los colegios y en los institutos. Hay que llevarlo a la universidad y a la población en general, cuanto más voluntarios haya que sepan hacer labores de resucitación más seguros estamos todos.

Jorge Aboal durante la entrevista con 'Redacción Médica'

Jorge Aboal durante la entrevista con 'Redacción Médica'

Para la toma de decisiones en cuanto a la financiación de fármacos y el acceso temprano de pacientes en ámbitos innovadores. ¿En Galicia qué ejemplos podemos tener?

En Galicia lo que vamos a intentar trabajar es en el riesgo compartido con Farmaindustria, de tal manera que como nosotros tenemos la historia clínica, tenemos datos estructurados en los registros y tenemos herramientas que lo que hacen es la lectura de los datos no estructurados, podemos llegar a tener la evidencia de si un fármaco ha sido efectivo. Es decir, yo como Administración te lo financio, lo pago, pero si este fármaco que tú dices que reduce un cáncer y que no aumenta su progresión, yo constato en la historia clínica al cabo de las 14 semanas de tratamiento que el cáncer ha sido progresivo, yo ese fármaco, aunque lo haya consumido, no te lo pago.

Y este es el riesgo compartido al que queremos llegar con la industria farmacéutica, de tal manera que, si ellos creen en sus productos, yo creo en sus productos, pero vamos a demostrar que el fármaco es eficaz. Si el fármaco es eficaz, se financia, si el fármaco no responde, no se financia. Así intentaremos llegar a una sostenibilidad del sistema y conseguir que la introducción de nuevos fármacos sean aquellos que la evidencia nos demuestra que son efectivos.