Redacción Médica
15 de agosto de 2018 | Actualizado: Martes a las 17:25
Autonomías > C-La Mancha

El Sescam crea una tarjeta de atención prioritaria para discapacitados

El consejero Jesús Fernández también ha anunciado un nuevo plan para prevenir la obesidad infantil

Jesús Fernández Sanz, consejero de Sanidad.
El Sescam crea una tarjeta de atención prioritaria para discapacitados
Redacción
Martes, 24 de julio de 2018, a las 13:30
Jesús Fernández Sanz, consejero de Sanidad del Gobierno de Castilla-La Mancha ha desgranado los distintos compromisos que mantiene su departamento ante el último año de legislatura, destacando un plan que, de la mano del Cermi, desembocará en la creación de una tarjeta para que las personas con discapacidad tengan prioridad a la hora de ser atendidos en las salas de espera de centros hospitalarios.

En rueda de prensa, ha puesto el acento en que para las personas con ciertas discapacidades resulta más incómoda la espera, razón que ha motivado la preparación de esta estrategia. Además, ha desvelado que verán la luz dos nuevas estrategias, como son un plan para prevenir la obesidad infantil que regulará la venta de bebidas azucaradas o las máquinas de 'vending' en centros escolares; y una estrategia de Seguridad del Paciente que, entre otras cosas, incorporará al historial médico digitalizado la historia dosimétrica de radiología que ha recibido cada paciente.

Ha recordado que también entrarán en funcionamiento los planes de Salud y de Salud Mental, además de nuevas categorías de Enfermería, más diagnosis en la prueba del talón para recién nacidos o la oferta de empleo público de cerca de 1.500 plazas.

Completar la red de cuidados paliativos domiciliarios, la gratuidad de medicamentos para familias con discapacitados, el decreto de segunda opinión médico, seguir rebajando tiempos máximos de lista de espera y llegar a dedicar el 21% del presupuesto total destinado a Atención Primaria son otros de los retos planteados para lo que queda de mandato.

Fernández Sanz también tiene la intención de cumplir con su calendario de obras de infraestructuras sanitarias, hoja de ruta que a su juicio "se está cumpliendo".

Tras recordar que los proyectos de Albacete, Cuenca y Puertollano siguen su curso, ha reparado en que en el caso del hospital de Toledo siguen trabajando 1.200 operarios con la idea de que en julio de 2019 se pueda terminar la obra externa y para comenzar a prestar actividad en enero de 2020.