Redacción Médica
20 de septiembre de 2018 | Actualizado: Jueves a las 22:05
Autonomías > Andalucía

Más de 2.300 usuarios del SAS firman para la inhabilitación de Spiriman

Las han entregado al Colegio de Médicos de Granada que ha respondido que ellos no pueden abrirle expediente por esta vía

Jesús Candel, conocido como Spiriman.
Más de 2.300 usuarios del SAS firman para la inhabilitación de Spiriman
Martes, 21 de noviembre de 2017, a las 18:00
Han sido 2.300 firmas las que ha entregado un grupo de usuarios del Servicio Andaluz de Salud al Colegio de Médicos de Granada para "la inhabilitación para ejercer la medicina de Jesús Candel", conocido como 'Spiriman', presidente de la Asociación Justicia por la Sanidad, que denuncia supuestas irregularidades en la gestión sanitaria de la Junte de Andalucía. Sin embargo, el colegio ha respondido que una petición ciudadana de este tipo "no tiene ninguna validez en un colegio profesional" a través de su presidente, Jorge Fernández Parra

Los firmantes consideran que que este médico, principal promotor de las movilizaciones sociales contra la fusión hospitalaria de Granada el curso pasado, "ha vulnerado los Estatutos y el Código Ético y Deontológico" del ente colegiado "de manera sistemática durante el último año y medio". Los promotores de la iniciativa: Juan Pérez y el cantaor Juan Pinilla, han decidido remitirla al Colegio de Médicos de Granada "como responsable de controlar que la actividad de las personas colegiadas se someta a las normas y leyes vigentes, con plena potestad disciplinaria, y como representante de la profesión médica en exclusiva en la provincia de Granada".

Fernández Parra se ha mostrado diplomático y ha respondido que es "absolutamente respetable" lo que "opine la sociedad", pero ello "no va a cambiar" la "forma de actuar" del ente colegiado, que, por otro lado, tampoco puede "hacerlo", en relación a la incapacidad del colegio para llevar acabo las acciones solicitadas.  Hay unas "normas" que "cumplir" recogidas en los estatutos de régimen disciplinario y sancionador, el cual conlleva unas obligaciones en respeto del código deontológico, asegura el presidente. En lo referente a posibles insultos en el ámbito laboral, se puede iniciar un proceso "solamente si esas denuncias vienen de los compañeros" si no se ha respetado "el deber de confraternidad que han de tener los colegiados".

La denuncia a la Fiscalía

Los denunciantes aluden a vulneraciones de los estatutos y normas de colegio de Médicos, así como contra "sus compañeros de trabajo" por parte de Candel, a quien pretenden llevar también ante la Fiscalía de Granada. Los promotores de esta iniciativa consideran que "las actuaciones públicas" de Candel "han generado indefensión no solo de muchos profesionales médicos" sino también de "multitud de usuarios de la sanidad pública, ante la pasividad", entienden, del Colegio de Médicos.