Esta guía enseña al médico a detectar y actuar ante la Violencia de Género

Editada por la Consejería de Salud de Andalucía, desgrana supuestos e instrucciones para un correcto abordaje

Imagen de la portada de la guía.
Esta guía enseña al médico a detectar y actuar ante la Violencia de Género
lun 20 mayo 2019. 16.00H
Las víctimas por violencia de género en 2019 ya son más del doble que el año pasado. Una lacra que persiste en el tiempo a pesar de la repudia generalizada de la sociedad y del conseso político para combatirla. Identificar los casos a tiempo es fundamental en la búsqueda de una solución para las mujeres que lo sufren. Por este motivo, la Consejería de Salud de la Junta de Andalucía, consciente del papel que pueden desempeñar los médicos, que cada día atienden a cientos de mujeres, ha publicado este lunes el "Protocolo Andaluz para la Actuación Sanitaria ante la Violencia de Género".

Este documento, que aspira a funcionar como una brújula para los facultativos que se enfrenten a esta realidad, estructura las tres fases en la lucha contra la violencia de género: detección, valoración, y planes de actuación.

Preguntar sin miedo


En el primero de los escenarios, esta guía recomienda al médico, ante la sospecha, preguntar sin miedo a la mujer. El doctor debe hacerlo, eso sí, cuando se encuentren a solas, en un en torno más íntimo y seguro, de forma clara y con una actitud empática. Según se desprende de este itinerario de actuación, "la mayoría de las mujeres están dispuestas a revelar el maltrato cuando se les pregunta de manera directa y no valorativa". Es más, insiste en que muchas de ellas están esperando "silecniosamente" a que alguien les pregunte.


Ante la sospecha, el médico debe preguntar a la mujer cuando estén a solas y de forma clara


De este modo, el médico deberá valorar la situación, en concreto la seguridad y el riesgo de la mujer, y actuar "dependiendo de la confirmación de la sospecha". Así, si se confirman los malos tratos, se presentan tres situaciones posibles, para los cuales se deben plantear pautas de actuación diferentes. Dichas situaciones son: mujer que presenta indicadores de sospecha pero no reconoce sufrir malos tratos, mujer que reconoce sufrir malos tratos pero no se encuentra en peligro extremo, y mujer que sufre violencia de género y, además, se encuntra en peligro extremo.

En función de si ella reconoce o no el maltrato, del riesgo y la situación de peligro que corre, la actuación del personal sanitario se orientará de forma diferenciada y según recoge la citada guía.

En cualquier caso, los principios éticos que deben guiar la actuación profesional deben versarse sobre el principio de beneficiencia (velar por la vida y la salud), el principio de no maleficiencia (evitando prejuicios y minimizando los daños), y el respeto a la autonomía de la mujer en cuanto a la emisión del parte al juzgado o comunicación a la Fiscalía.

Casos con menores de edad


La guía publicada por Salud recoge un capítulo específico a aquellos casos que involucren menores de edad, dado que  los hijos o hijas de las mujeres maltartadas son siempre "víctimas directas", pues la exposición reiterada a un ambiente de maltrato hacia la madre constituye una forma grave de maltrato psicológico hacia los menores.


Los hijos de las mujeres maltratadas son "víctimas directas"


En estos casos, es necesaria una atención pediátrica en conjunto con profesionales de trabajo social. También es necesario en las consultas de medicina de familia prestar atención a la sintamología de jóvenes y adolescentes.

Asimismo, el citado documento contiene apartados para los casos de mujeres rurales, inmigrantes o en situaciones especiales (mutilación genital, víctimas de trata con fines de explotacións sexual o que ejercen la prostitución).

Otras medidas vigentes


Además de la edición de estas Guías Rápidas, la Consejería de Salud y Familias trabaja activamente en la lucha contra la Violencia de Género con otro tipo de medidas como es el caso de la aplicación ACTÚA, una nueva herramienta disponible en la web de la Consejería que contiene indicaciones para la detección ante sospecha de maltrato y las directrices de los protocolos de actuación.

De igual manera, Sanidad recuerda al personal sanitario la existencia de la Red Fomma, orientada en la formación para la actuación en estos casos, y el funcionamiento de 44 centros con Comisiones Interdisciplinares que abarcan desde la aplicación de técnicas y procedimientos propios de su profesión hasta las características, causas, efectos y consecuencias de la violencia de género.
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.