Los especialistas estiman que las arritmias significativas ocurren entre el 2 y el 3 por mil de la población infantil

El Macarena realiza más de 100 cateterismos infantiles en la última década
Especialistas de las Unidades de Arritmias y de Cardiología Pediátrica del Hospital Universitario Virgen Macarena.


19 abr 2022. 13.00H
SE LEE EN 4 minutos
El 1 por ciento de la población infantil y pueden consistir en bradiarritmias (pulso demasiado lento) o taquiarritmias (el corazón late muy rápido, incluso a más de 250-300 latidos por minuto).  Así lo estiman los profesionales de las Unidades de Arritmias y de Cardiología Pediátrica del Hospital Universitario Virgen Macarena, quienes llevan  más de 15 años interviniendo arritmias en la población infantil, llevando a cabo en la última década más de 100 cateterismos diagnósticos y terapéuticos pediátricos.

Tal y como exponen los expertos, la mayoría de éstas arritmias implican una pérdida de calidad de vida, pero algunas de ellas también pueden condicionar insuficiencia cardíaca o incluso la muerte. De este modo, las estimaciones señalan que  las arritmias significativas ocurren entre el 2 y el 3 por mil de la población infantil, y suponen una limitación importante en la vida de los niños que las padecen.

Es por ello que, Ernesto Díaz Infante, responsable de la Unidad de Arritmias, dependiente del área del Corazón del Hospital Virgen Macarena, confirma que “aunque la mayoría de las arritmias afectan a la población adulta, los niños no están libres de padecer esta patología y en concreto algunas de ellas se manifiestan incluso desde el nacimiento”.

¿Cómo se tratan las arritmias infantiles?


Desde el Hospital Virgen Macarena resaltan la importancia del seguimiento clínico de la población infantil con patologías del ritmo cardíaco. Para ello desde el centro hospitalario ponen a su disposición la realización de tratamientos intervencionistas, en concreto la ablación de las arritmias y en los últimos tiempos el implante de marcapasos con estimulación fisiológica.

La edad media de los niños tratados en los más de 100 cateterismos realizados en la última écada ha sido de 11 años, pero, se han abordado niños de muy corta edad y la mayoría no tenían cardiopatías asociadas.

Otra de las fuentes de arritmias en la infancia son las cardiopatías congénitas y su tratamiento quirúrgico. El Hospital Virgen Macarena está entre los centros nacionales con más experiencia en el abordaje de arritmias en pacientes con cardiopatías congénitas del adulto (procedimientos particularmente complejos), lo cual ha permitido tratar también las arritmias de los niños con cardiopatías congénitas.

Para llevar a cabo estas intervenciones, el centro cuenta con las últimas tecnologías en el campo de las arritmias, teniendo amplia experiencia tanto en crioablación como en ablación con radiofrecuencia (los dos tipos de energía empleados para destruir las arritmias) y disponiendo de diferentes navegadores no fluoroscópicos, que permiten realizar estos procedimientos con mayor seguridad y con la mínima radiación al paciente, que en muchos casos llega a ser cero.

Tratamiento de las bradicardias


Junto a las intervenciones de las taquicardias, el Hospital Virgen Macarena lleva a cabo importantes innovaciones en el tratamiento de las bradicardias. Estas intervenciones son posibles gracias a la estrecha colaboración de la Unidad de Arritmias, integrada en el Servicio de Cardiología, con todos los servicios implicados como Anestesiología, Cirugía Cardíaca, y, fundamentalmente, con el Servicio de Pediatría.

Así, desde el 2020 se están desarrollando las técnicas de estimulación fisiológica para aquellos pacientes con bradicardias severas.  Tal y como exponen Pablo Bastos y Álvaro Izquierdo, especialistas de la Unidad de Arritmias, éstas técnicas consisten en el implante de marcapasos con electrodos que logran simular la activación eléctrica normal del corazón.

Finalmente, cabe destacar que “la ventaja de estos dispositivos respecto al modo de estimulación clásico es que pretende evitar el deterioro de la función contráctil del corazón, una complicación que a veces ocurría en pacientes dependientes de estimulación con las técnicas convencionales. En la población pediátrica, que precisará durante toda su vida un marcapasos, éstas técnicas tienen aún mayor interés”, subrayan los facultativos.
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.