28 de julio de 2016 | Actualizado: Jueves a las 16:10

Bloque nacional antinuevas facultades de Medicina

La Universidad de Islas Baleares invierte solo 4.400 euros por alumno, cuando la media nacional asciende hasta los 6.300 euros

Jueves, 18 de febrero de 2016, a las 12:29
José A. Puglisi. Madrid
En la unión está la fuerza. Esa es la estrategia que ha adoptado el Consejo Estatal de Estudiantes de Medicina (CEEM) para intentar impedir la creación de nuevas facultades de Medicina en España. Las alarmas se han encendido después de las declaraciones del Consejo de Gobierno de la Universidad de Islas Baleares, en las que anunciaban que se sumaban a las comunidades autónomas con formación para médicos, lo que ha reabierto el peligro de desequilibrar, aún más, los númerus clausus. Para intentar impedirlo, desde el CEEM se ha planteado la búsqueda de un bloque nacional conjunto.

Víctor Expósito, presidente del CEEM.

“Vamos a solicitar audiencia a los consejeros autonómicos de Sanidad, incluida las Islas Baleares, para explicar el riesgo que representa para la formación de médicos”, asegura Víctor Expósito, presidente del CEEM, a Redacción Médica. No es la primera vez que se buscan grandes alianzas con esta finalidad, ya que el Ministerio de Sanidad y el Foro de la Profesión Médica han mostrado abiertamente su rechazo a la apertura de nuevas facultades en el país, arrimando el hombro a la postura de los estudiantes.

Para Expósito, la iniciativa de la Universidad de Islas Baleares solo responde al interés de “apuntarse un tanto político”, ya que “se han utilizado argumentos nacionalistas,  en los que se expresa que son una de las pocas autonomías sin una facultad de Medicina o que su implementación es un valor añadido para aumentar el prestigio de la región”. Las razones no convencen al CEEM, quien considera que “se está utilizando la vocación del estudiante para mejorar una imagen política”, sentencia.

El presidente de los estudiantes advierte que “se está creando una burbuja entorno a las facultades de Medicina similar a la que ocurrió en el mercado inmobiliario”. Las señales de su peligro ya se han evidenciado al conocer que “uno de cada 10 médicos tendrá que ejercer fuera del país y que uno de cada siete no podrá cursar una especialidad”. De ahí, que el CEEM abriera en las redes sociales un frente contra la apertura de una nueva facultad que, según explican, solo conllevaría al agravamiento de la formación sanitaria.

Vídeo de la campaña del CEEM contra la apertura de nuevas facultades de Medicina.

Si los representantes estudiantiles consideran desacertada la apertura de cualquier nueva facultad, la de Islas Baleares cuenta con aún menos respaldo por sus cifras internas. “La media de inversión por alumno en España es de unos 6.300 euros, pero en Baleares solo llega hasta 4.400. Sin embargo, no es el único caso, ya que los fondos destinados a las áreas de investigación y docencia tampoco llegan a la media nacional”. Además, Expósito desmiente que exista una carencia de personal médico, ya que “según datos del Ministerio de Sanidad, el 96 por ciento de quienes hacen su residencia en Baleares se queda posteriormente ejerciendo en la localidad”.

En este sentido, el CEEM ha movilizado su artillería para intentar impedir una apertura que, según explican, solo tiene “argumentos nacionalistas que buscan mejorar la imagen política a través de los estudiantes de Medicina”.

ENLACE RELACIONADO:

Baleares aprobará la Facultad de Medicina este mes (17/02/16)