03 de diciembre de 2016 | Actualizado: Viernes a las 20:20

A más enfermería domiciliaria, menos gasto en pacientes terminales

Los investigadores han establecido un ahorro de hasta mil euros por persona en aquellos pacientes que recibieron atención domiciliaria, además de hospitalaria

Domingo, 13 de marzo de 2016, a las 14:00
Redacción. Madrid
Un estudio llevado a cabo en Canadá ha probado que la inversión en cuidados paliativos a domicilio reduce los costes totales para el sistema sanitario. Esta investigación, realizada a partir de 60.000 casos de pacientes terminales, estableció un ahorro de hasta 1.000 euros por paciente. Los resultados del estudio han sido recogidos en la prestigiosa publicación ‘Current Oncology’.
 

La gran mayoría de enfermos terminales prefiere estar en casa.

En el estudio han colaborado investigadores del Institutito de Ciencias de la Evaluación Clínica (ICES, por sus siglas en inglés) y del Centro para la Investigación de las Políticas y los Servicios Sanitarios de la Columbia Británica. Como muestra, los investigadores han utilizado datos de miles de pacientes oncológicos en sus últimos meses de vida, recogidos en varias provincias del país.
 
“Nuestros datos indican que cuando la gente recibe más atención de enfermería a domicilio en las semanas previas a su fallecimiento es mucho menos probable que visiten el hospital”, explican los responsables del estudio. “En líneas generales, el sistema sanitario gasta menos dinero en estos pacientes que en aquellos que solamente reciben cuidados hospitalarios”.
 
Diferencias de costes
 
El ahorro por cada paciente que recibió cuidados paliativos de enfermería a domicilio varió de varios cientos de euros a una cantidad del entorno de los 1.000 euros. “Puede parecer una cantidad modesta, pero hay que imaginar este dato multiplicado por numerosos pacientes de todo el sistema sanitario”, explica Fred Burge, coautor del estudio.
 
“Hasta ahora, los estudios que han examinado comparativamente el cuidado domiciliario frente al cuidado en el hospital se han centrado poco en las diferencias de coste”, señala Burge, poniendo el acento, además, en que los resultados del estudio “son consistentes” en todas las provincias que han analizado.
 
Los responsables de este trabajo recuerdan que otros estudios llevados a cabo recientemente en Canadá han establecido que la inmensa mayoría de los pacientes en un estado avanzado de enfermedad terminal prefieren fallecer fuera del hospital y, a ser posible, en su casa.
 
“Podemos cuidar mejor a estos pacientes y, al mismo tiempo, generar ahorros para el conjunto del sistema sanitario invirtiendo en atención domiciliaria”, concluye Burge.