Redacción Médica
22 de septiembre de 2018 | Actualizado: Sábado a las 13:30
Opinión > El termómetro

Roman Stampfli y Beatriz Faro

Roman Stampfli y Beatriz Faro
Roman Stampfli y Beatriz Faro, directores generales en España de Amgen y Pfizer.
Martes, 12 de julio de 2016, a las 15:50
La Food & Drug Administration (FDA) ha determinado que la versión biosimilar de Enbrel que está desarrollando Novartis es “altamente similar” al medicamento biológico que busca imitar, lo cual le acerca cada vez más a la aprobación de su comercialización para desgracia Amgen, compañía que lo comercializa en Estados Unidos y cuyos ingresos por Enbrel (más de 5.000 millones de dólares) quedan al borde del precipicio. Y para Pfizer, la compañía que detenta los derechos de este fármaco en Europa (y cuyas prácticas comerciales en España están bajo sospecha por ruptura de compliance), que va a seguir un camino similar, dado que está previsto que entre lo que queda de 2016 y el próximo año la Agencia Europea de Medicamentos (EMA) también autorice el correspondiente biosimilar. Malas noticias para ambos laboratorios, a los que espera una sangría de ingresos dentro de pocos meses.