Redacción Médica
20 de julio de 2018 | Actualizado: Viernes a las 09:15
Opinión > El termómetro

Marciano Sánchez Bayle

Marciano Sánchez Bayle
El presidente de la Federación de Asociaciones en Defensa de la Sanidad Pública, Marciano Sánchez Bayle.
Jueves, 28 de diciembre de 2017, a las 18:20
La reivindicación desde la sociedad civil forma parte de una democracia sana, pero sería de agradecer que quienes la promueven tuviesen un mínimo de crédito y preparación y por lo menos supiesen mínimamente cómo funciona la administración pública cuando la critican. La Federación de Asociaciones en Defensa de la Sanidad Pública ha hecho su balance anual en el que no duda en señalar que 2017 ha sido un año negativo. Entre las razones, destacan que “el Ministerio de Sanidad (…) continua la política de privatizaciones más o menos silenciosas”, cuando lo cierto es que el Ministerio no tiene competencias en la gestión ordinaria de la sanidad, que depende de las comunidades autónomas. Para la plataforma que preside Marciano Sánchez Bayle, lo único positivo del año ha sido la reversión de Alzira a la gestión directa; una afirmación que por sí misma ya prueba que este colectivo, pese a declararse defensor de los pacientes, no mira más allá de sus propios prejuicios ideológicos.