Redacción Médica
26 de septiembre de 2018 | Actualizado: Miércoles a las 14:40
Opinión > El termómetro

Juan Sanabria

Juan Sanabria
Juan Sanabria, CEO de Philips Iberia.
Lunes, 17 de octubre de 2016, a las 17:20
Los desfibriladores han dejado de ser una herramienta de uso exclusivo para el personal sanitario y, cada vez más, existen espacios públicos ‘cardioprotegidos’ que permiten utilizarlos en caso de emergencia. Ahora, una iniciativa registrada en la plataforma Change.org por el atleta de 10.000 metros lisos Chema Martínez, aboga por despenalizar su uso por la población aun cuando no se disponga de formación específica. En este sentido, Philips ha firmado un convenio con asociaciones de empresarios y de formación en emergencias para reclamar que los polideportivos y los gimnasios incluyan un desfibrilador al alcance de los usuarios. El fabricado por esta compañía prevé su uso por todo ciudadano que sepa interpretar unas sencillas instrucciones y está programado para desactivarse si el corazón del paciente no da señales de parada. Una solo vida salvada justificaría la iniciativa.